Anna Pavlowa

 

portada

Nació el 31 de enero de 1881 en San Petersburgo. Pasó su infancia junto a su madre en Ligovo, en pleno campo. Con diez años, Anna consiguió ingresar a la Escuela de Ballet del Teatro Mariinsky de San Petersburgo que dirigía Marius Petipa. Allí recibió formación en ballet clásico con los profesores Pavel Gerdt, Christian Johansoon y Eugenia Sokolova; ellos la guiaron a través de la tradicional, noble y elegante escuela francesa. Nueve años más tarde, ya graduada, Pavlowa ingresó al Ballet Imperial, donde, además de intervenir con frecuencia en el repertorio de la compañía, tomó clases con Enrico Cecchetti, las que le dieron la fuerza y el virtuosismo propios de la escuela italiana.

 

En 1905,ya era Prima Ballerina del Teatro Marinsky. Su figura delgada, frágil, de brazos largos y pies extremadamente arqueados, cambiaron para siempre el ideal de la bailarina clásica que, por ese entonces, solían ser mujeres corpulentas y musculosas.

c1b89-dying-swan-program-anna-pavlova

 

Ese mismo año nacieron su fama y la leyenda, cuando Michel Fokin compuso especialmente para ella, un breve solo: “La Muerte del Cisne”, con música de Camille Saint-Saens –agónica evocación mitológica del ave– que emocionó hasta las lágrimas a millones de espectadores por la conmovedora interpretación de La Pavlowa.

 

Las excepcionales virtudes de la bailarina hicieron que Sergei Pavlovicht Diaghilev la invitara a participar en el debut de los Ballets Russes, en París, en 1909, junto a otra leyenda del ballet, Vaslav Nijinski. La pareja bailó en “Le Pavillon d’Armide” y “Les Sylphides”, antes conocida como “Chopiniana”, pero su permanencia  en los Ballets Russes fue breve, desinteligencias con Diaghilev los distanciaron. Ella defendía el ballet clásico: creía que las tendencias innovadoras del empresario amenazaban el arte del ballet. Diaghilev, por su parte, buscaba renovarlo con el aporte de jóvenes músicos, coreógrafos, artistas plásticos e intelectuales de vanguardia. Pavlowa, querida y admirada por millares de espectadores, solo deseaba llegar al corazón con su arte.pavlova
Anna amaba la naturaleza, las aves, las flores, los insectos; sobre el estanque del amplio parque de Ivi House, su residencia en Londres, se deslizaban inmaculados cisnes: Jack era su preferido.

Después de 18 años de giras agotadoras y más de 4.000 representaciones, era evidente que el público, fascinado por la seducción que emanaba de su arte, solo quería ver y admirar a La Pavlovwa.

Así lo comprendió y entendió que cada representación debía ser un rito y ella el oficiante. Lo dejó entrever a la prensa cuando declaró: “Crecí con la convicción de que el arte está cerca de Dios. Por consiguiente es algo sagrado. Cometer cualquier acto que lo degrade, sería lo mismo que saquear un templo”, “Nadie puede adquirir talento. Sólo Dios lo otorga; el trabajo transforma el talento en genio”.
pavlova t162857-004-494A05E1

bde520e2eaafb0e3b0d015d8d36b31dc

Anna-Pavlova2Su repertorio pasó a ser cada vez más nostálgico, formado por ballets clásicos abreviados o pequeñas piezas coreografiadas por ella: “Hojas de Otoño”, “Amarilla”, “La Rose Mourante”, “La Libélula”, que pretendían capturar la inimitable exquisitez de “La Muerte del Cisne”, aunque solo tenían como atractivo artístico a la extraordinaria bailarina, cuya gracia y delicadeza transfiguraban al público.

 

 

6716692401_dc65e700a1_b

04d74-anna-pavlova-program-1921

71abe51716baa1ea5d7daf823c8ad9c3

Después de unas vacaciones navideñas– tuvo un accidente el tren donde ella retornaba; vestida con un ligero abrigo, caminó sobre la nieve, para saber qué había sucedido. Días más tarde le diagnosticaron neumonía, el “cisne” estaba solo, su salud empeoraba rápidamente. Agonizando pidió que le alcanzaran su vestido de cisne: “tocad aquel último compás…” fueron sus últimas palabras.

 

su tutú

 

 

Dos días después de su muerte –el 23 de enero de 1931, en el Hotel Des lndes de La Haya– tuvo lugar en Londres una función de ballet. Cuando terminó el primer intervalo, el director de Orquesta se dirigió al público para anunciar que se interpretaría “La Muerte del Cisne” en homenaje a Anna Pavlowa.

Lentamente se alzó el telón sobre el escenario oscuro y vacío, cuando comenzó el doliente diálogo entre el chelo y el arpa una luz cenital iluminó y recorrió la escena como si siguiera a la figura danzante.

Muchos espectadores lloraron, creyeron estar viendo el espíritu del “Cisne Inmortal”.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s