Dos puertas…

…Las del Paraíso de Ghiberti y más de cuatro siglos después…las del Infierno de Rodin.

Dos técnicas diferentes con un mismo fin. Una cumple sus funciones de puerta, la otra no, nunca se colocó en el lugar para la que fue programada, ambos artistas dejaron  “la vida” en ellas,  dos hombres que en su tiempo hicieron historia.

Ambas obras; bellísimas, ambas conmueven profundamente,  ambas son únicas y admirables.

 

“Las Puertas del Paraíso”

01

El Baptisterio de San Juan en Florencia tiene una gran importancia en la historia del Arte Occidental. Su planta octogonal simboliza los ocho días de la Resurrección de Cristo, así como la vida eterna dada a través del bautismo. Sus tres puertas están compuestas por relieves narrativos que se fueron llevando a cabo a lo largo del tiempo.

En 1330 con el escultor y arquitecto Andrea Pisano quien se encargó de la puerta sur del baptisterio l sería la 1ª puerta.  Las otras dos a cargo de Ghiberti. Después de ganar el concurso para la 2ª puerta en 1400, se volcó a la tarea e involucró durante largos años a  muchos ayudantes, algunos de los cuales luego se convirtieron en grandes artistas  del  Renacimiento Italiano, como Michelozzo, Donatello, Uccello. Su taller de fundición  fue una herramienta extraordinaria para el desarrollo y evolución  de la escultura florentina. El trabajo de creación  se dilató 24 años, 1401-1425.

La Puerta del Paraíso  es la 3ª de las puerta se encuentra ubicada al lado este del baptisterio de San Juan, en el ingreso principal al recinto, que además da hacia la fachada de la catedral de Santa María del Fiore de Florencia. Eligió como tema los hechos del Antiguo Testamento, narrados en diez amplias escenas, contenidas en marcos rectangulares de una belleza extrema. Los frisos verticales reproducen elegantes figuras de cuerpo entero y cabezas rodeadas por marcos circulares. La tercera pareja de cabezas del friso central de la puerta, empezando a contar desde abajo, está formada por los retratos del escultor (a la derecha) y de su padrastro y maestro, Bartolo di Michele, llamado Bartoluccio (a la izquierda).

El estilo del artista había cambiado mucho utilizaba las nuevas normas, escenas  más ricas en detalles  animadas por un claroscuro que les confiere un vivaz efecto “pictórico”. El paisaje y los edificios del fondo, según las reglas de la perspectiva, es decir, disminuyendo la altura del relieve, a medida que las figuras se alejan del primer plano las termina en 1452 dos años antes de su muerte.

iconografc3ada

 

El resultado final fue tan espléndido que justamente se decidió colocarla en la sección oriental por ser la más jerarquizada de todas. Se dice que fue Miguel Ángel quien las bautizó como las “Puertas del Paraíso”, porque por su belleza y perfección merecían estar en la entrada del Paraíso.

 

“Las puertas del Infierno”

La obra fue encargada a Rodin el 16 de agosto de 1880 en nombre del estado francés.Según los términos de la comisión la puerta debía estar «adornada con bajorrelieves que representaran a la Divina Comedia de Dante» . Ésta se tenía que colocar como entrada del futuro Museo de Artes Decorativas de París siguiendo el modelo del Museo de Victoria y Alberto en Londres. El proyecto nunca se llevó a cabo, Rodin invirtió en ella toda su energía hasta el final de su vida en 1917.

Rodin tuvo listo el yeso a principios de 1886, pero no quedó satisfecho porque consideró que varios de sus elementos podían ser autónomos. Y, aunque se esperaba que mostrara su trabajo final en la gran Exposición Universal de París de 1889, no sucedió así.

La única vez que Rodin mostró su conjunto escultórico al público fue durante la Exposición Universal de París de 1900. En aquella ocasión se le reservó un espacio particular en el Pabellón del Alma.

Para sorpresa de todos…La puerta que se expuso se presentaba despojada de sus elementos principales.

En lugar de las figuras estaban anotaciones que servían como referencia para la ubicación de cada personaje. Varias fueron las lecturas que trataron de justificar tal elección. Se pensó que el gusto estético de Rodin había evolucionado hacia una mayor abstracción, otras ven en aquella elección una simple falta de tiempo. Lo cierto es que el escultor nunca explicó claramente esta circunstancia.

Puerta

Apartir de 1920 se llevan a cabo las versiones en bronce Rodin no logró ver la fundición de su magna obra.

La Puerta se compone de más de 180 figuras.

De ella emergieron: “El pensador”, “El beso”, “Las tres sombras”, “Adán y Eva”, etc.
Debía de estar decorada con once bajorrelieves representando la Divina Comedia de Dante.  A Rodin, las puertas de Ghiberti del siglo XV le sirven de inspiración.

Las enormes puertas (de 5,58 metros de altura) tienen en la parte más alta, el grupo de “Las tres Sombras”, con un enfoque extremadamente moderno( es, en realidad, la triple repetición de la misma figura con un brazo amputado). En el tremó, “El Pensador” (el propio Dante) se alza por encima del abismo. En el batiente de la derecha, reconocemos a Ugolin. En el de la izquierda, Paolo y Francesca  “El beso” se integran en un desliz de cuerpos.

El conjunto emerge de las  lavas hirvientes. Las poses convulsas traducen la desesperación, el dolor, la maldición. Las formas invaden la estructura, hasta tal punto que a veces sustituyen los elementos arquitectónicos. El patetismo de la obra enlaza quizá con la visión trágica de “Las flores del mal”, del poeta Baudelaire.

Obra simbolista por excelencia que deja total libertad a la imaginación, el altorrelieve da paso a la vehemencia y al poder expresivo del cuerpo humano, en un espacio indeterminado, extremadamente perturbado por los juegos de sombras y de luces.

Luego de la exposición la obra es trasladada a Meudon, pues Rodin quiere tenerla cerca suyo, a pesar de lo cual jamás la terminará. Este modelo en yeso es considerado el más auténtico de los modelos y fue restaurado en julio- agosto de 1917.

Pero, al desmontarla se habían tomado referencias muy precisas, las que permitieron a Léonce Bénédite, el futuro conservador del Museo Rodin reconstruir un modelo completo a comienzos de 1917, actualmente expuesto en el Musée d’Orsay como había sido programado  en un principio.   La primera edición en bronce fue realizada a  mediados de 1920 por parte del Museo Rodin, a esta siguieron sietes versiones hoy colocadas en varios países del mundo a partir del modelo original en yeso. Estas versiones están repartidas en museos de: EEUU -Corea-Japón – Suiza y México.

De un segundo modelo se realizaron en 1921, tres vaciados en bronce que se encuentran en Filadelfia, París y Tokio.

museo-dorsay

Las Puerta en  yeso que exhibe el Museo d`Orsay de París
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s