El Padre Pozzo

 

 

pozzo-autorretrasto

La primera Iglesia Jesuita de Roma es“Il Gesú” que el propio san Ignacio de Loyola empezara y dedicara al  Santo Nombre de Jesús.

La segunda, es la Iglesia de San Ignacio de Loyola.

Este es un edificio barroco dedicada a san Ignacio, fundador de los Jesuitas y por consiguiente de la Compañía de Jesús. Construida en 1626 por el jesuita Orazio Grassi por voluntad del Cardenal Ludovico Ludovisi.

Andreas Puteus -llamado el padre Pozzo-  Nació en Trento, 30 de noviembre de 1642 – fallece en Viena, 31 de agosto de 1709. Pintor, arquitecto, diseñador de escenarios y teórico del arte barroco italiano. Este fraile jesuita, fue el autor de los famosos y maravillosos lienzos realizados con la técnica del trampantojo o trompe-l’oeil  que la decoran  para nuestro delite.

Exuberante y cordial por temperamento, el padre Pozzo ponía gran fantasía en sus obras.
Desde muy joven se apasionó por la pintura y por la arquitectura, logró gran habilidad en el dibujo y el colorido. A los veintitrés años manifestó deseos de entrar en la orden de los Jesuitas. Se hizo hermano de la Compañía en Milán en 1665 ejerciendo su afición pictórica en las iglesias de la Orden en Turín, Mondovi, Módena, Montepulciano y Arezzo y posteriormente en palacios y otros templos .

En Mondovì.

“San Francisco Xavier”

La decoración en el techo del ábside de esta iglesia fueron las primeras composiciones importantes de Andrea Pozzo, llevado a cabo desde 1676. El trabajo principal está en el techo e ilustra la apoteosis de St Francis Xavier. Consiste en una cúpula octogonal dummy  y balcones, columnas y arcos en proyección.  El espacio es relativamente pequeño y el trabajo no es especialmente grande, la composición es compacta y tiene pocos caracteres, pero tiene fuerza y es eficaz en su efecto de tridimensionalidad mediante el uso hábil de la perspectiva y los contrastes de luces y sombras tan apreciadas en el barroco.

23iglesia_de_san_francisco_xavier_en_mondov_

En Roma

La” Iglesia de San Ignacio de Loyola” 

Con la “iglesia de San Ignacio” de Roma llegó a uno de los puntos más altos de la pintura decorativa e ilusionista del siglo XVII

En 1640, con motivo del centenario de la fundación de la Compañía de Jesús, se celebra una eucaristía en una iglesia a medio construir, con un techo provisional. En el proceso de construcción de la iglesia se plantean dos problemas que hacen modificar el proyecto original de Grassi. El primero será la fachada, cuyo segundo piso se modificará y se adaptará a la altura más baja de las naves laterales, empleando para ello unas elegantes volutas. Otro grave problema que se planteó fue la construcción de la cúpula. El espacio era excesivamente amplio y la comisión de arquitectos reunida para buscar una solución, no encuentra una adecuada, ni siquiera la propuesta por Grassi, y que además se adaptase al nuevo recorte de presupuesto por parte del competente Ludovisi, que marchó a Cerdeña y al poco tiempo murió. Grassi también fallece sin darle solución. La solución más sencilla y a la vez la más genial viene de la mano de otro jesuita, Andrea Pozzo en 1685, que realiza una falsa cúpula pintada sobre tela. La “anamorfosis” y perspectiva en su más alto nivel. La iglesia es inaugurada finalmente en 1722 doce años después de la muerte del Padre Pozzo.

pozzo_2

La brillante perspectiva ilusionista de la bóveda de Pozzo en “San Ignacio”  parece borrar y levantar el techo con una impresión tan realista que es difícil distinguir que es verdadero o no.

Andrea Pozzo pintó este techo y la bóveda en una lona, de 17 m de ancho.

Las pinturas en el ábside representan escenas a partir de la vida de San Ignacio, de San Francisco Javier y de San Francisco de Borja.

El primer punto, marcado con un disco dorado en el pavimento ofrece la mejor vista de la bóveda, donde Pozzo construyó otro templo superpuesto al real, con columnas que se elevan en el vacío.

 

 

La falsa cúpula  de “San Ignacio” también pintada sobre tela  con un efecto espectacular!

Eglise Sant'Ignazio Dôme en trompe l'oeil

Trabajó en “Il Gesú” de manera admirable

En 1695 le concedieron el prestigioso encargo, después de ganar una competición contra Sebastiano Cipriani y Giovanni Battista Origone, de realizar un altar en la capilla de San Ignacio en el transepto izquierdo de la iglesia del Gesù.

42

tumblr_nzgv49gjsq1ru8nnoo1_1280La impresionante Cappella di San Ignazio es la obra maestra de la iglesia, diseñada por Andrea Pozzo y que alberga la tumba del santo. El altar realizado por Pozzo muestra a la Trinidad, mientras que cuatro columnas chapadas de lapislázuli encierran la colosal estatua del santo, obra de Pierre Legros el Joven. Sin embargo, la última es una copia, probablemente de Adamo Tadolini trabajando en el taller de Antonio Canova: el papa Pío VI hizo que se fundiera el original, seguramente para pagar las reparaciones de guerra a Napoleón, como se estableció en el Tratado de Tolentino de 1797.

Originalmente, el proyecto fue diseñado por Giacomo della Porta, luego por Cortona; pero al final Pozzo ganó un concurso público para diseñar el altar. Un lienzo del santo recibe el monograma con el nombre de Jesús del Cristo Resucitado celestial atribuido a Pozzo. Hay una urna de bronce, obra de Algardi que conserva el cuerpo del santo, debajo quedan dos grupos de estatuas de La Religión flagelando a la Herejía por Legros a la derecha del altar, y Triunfo de la Fe sobre la Idolatría de Jean-Baptiste Théodon, a la izquierda del altar.

Andrea Pozzo también diseñó el altar de la capilla de San Francisco de Borja en la misma iglesia.

También pintó escenas a partir de la vida de San Estanislao de Kostka, en el cuarto del santo en la iglesia barroca diseñada por Gian Lorenzo Bernini y Giovanni de’ Rossi en el siglo XVI, construida por la orden Jesuita  para el noviciado en la colina del Quirinal en Roma.

En Florencia

Su autoretrato

0auto_portrait_d_andrea_pozzo_dans_l_glise_du_ges_rome_

En 1681 Cosimo III de Medici, duque magnífico de Toscana le encarga pintar su autorretrato para la colección ducal (ahora en la Galería de los Uffizi en Florencia).Este óleo sobre lienzo se ha convertido en el autorretrato más original. Muestra al pintor en una actitud diagonal, demostrando con su dedo índice derecho una bóveda pintada al fresco (posiblemente la abadía de Arezzo), mientras que  su mano izquierda se reclina sobre tres libros (que se refieren probablemente a sus tratados sobre la perspectiva). La pintura fue enviada al duque en 1688.

 

En Austria

Palacio   Liechtenstein – de Viena – 

“La Sala Hércules”

Escena mitológica de Hércules y los dioses del Olimpo, obra de Andrea Pozzo, la Sala es el emplazamiento ideal para conciertos u otro tipo de eventos.

67deeds_of_hercules_and_his_apotheosis

Su obra para la” Iglesia de los Jesuitas” de Viena

800px-fresco_with_trompe_loeuil_-_andrea_pozzo_-jesuit_church_vienna

Fallece en Viena en 1709 en un momento en que meditaba regresar a Italia para diseñar una nueva iglesia de los jesuitas en Venecia. Lo enterraron con grandes honores en una de sus mejores realizaciones: “La Iglesia de los Jesuitas”.

Pozzo publicó sus ideas artísticas en un trabajo teórico conocido como “Perspectiva pictorum et architectorum” (2 volúmenes, 1693, 1698), ilustrado con 118 grabados, dedicado al emperador Leopoldo I.

Algunas imágenes del Tomo I

andreapozzo-perspectiva-voli24

andreapozzo-perspectiva-voli25

 

andreapozzo-perspectiva-voli31

10perspectiva_pictorum_et_architectorum_grabado_de_andrea_pozzo

En él ofrece el uso de las perspectivas arquitectónicas en la pintura. Este trabajo es uno de los primeros manuales de perspectiva para los artistas y los arquitectos.

La primera parte de la obra explica los fundamentos de la perspectiva, y muestra el sistema de representar según sus reglas los elementos de los distintos órdenes clásicos, las partes de las construcciones, los aparatos arquitectónicos para las solemnidades religiosas, teatros, cúpulas y sofitos.

La segunda parte aplica un método más expeditivo, usado por el autor para la representación en perspectiva de arcos, teatros, cúpulas, altares, escalinatas, iglesias circulares y longitudinales, colegios, fortificaciones y demás.

Su obra, fue de gran utilidad a los pintores de perspectiva y “cuadraturistas” del siglo XVIII siendo traducido durante el siglo XIX en posteriores ediciones del latín e italiano originales al francés, alemán, inglés y chino, gracias a la red de  jesuitas que se repartían por el todo el mundo.

 Y por último …

Y este detalle fascinante por lo audaz ideado por el Padre Pozzo antes de 1700:” La Macchina Barroca”  donde su Lienzo baja para mostrar la estatua de San Ignacio de Legrós mientras suena la música de órgano, voces  y se encienden  paulatinamente todas las luces del templo el hecho sucede a las 17:30.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s