Un gran salto!!

De Pieter Brueghel …al Museo de Arte Contemporáneo de Tokio

 Se la obra:» El pintor y el aficionado», dibujada hacia 1565, se cree que es su autorretrato.

images (2)

Juegos de Niños

Este cuadro del año 1560, conservado en el Kunsthistorisches Museum de Viena, es una de las obras más encantadoras del pintor flamenco Pieter Brueghel- el Viejo.

pieter bruegel - el viejo Formado como dibujante y grabador de estampas, Brueghel se dedicó a la pintura tardíamente, especializándose en la representación de escenas costumbristas y populares. Su estilo es muy peculiar, poblado de numerosas y pequeñas figuras que hormiguean rítmicamente por el espacio, sugiriendo  movimiento y  paso del tiempo.

perpectiva

La obra conocida como Enciclopedia de juegos de los niños flamencos, muestra con claridad la personalidad de Brueghel.  Fiel a su estilo, que mantuvo inalterable, realiza una impecable fuga de perspectiva de la esquina superior derecha, directamente inspirada seguramente en las lecciones artísticas del Renacimiento Italiano.

Entre 1551 y 1553 viajó por Francia e Italia. En Roma pudo trabajar con el miniaturista Giulio Clovio.Pero a diferencia de los pintores del Renacimiento, Brueghel no representó el desnudo ni se  interesó por el retrato. Sus cuadros, dominados por la vida popular, donde el pintor muestra a  los campesinos tal como son, en sus actividades y su ocio. Por vez primera en la historia de la pintura, la clase campesina se humaniza dentro de una visión objetiva. Se aprecia que el artista es sensible a las emociones y  debilidades.

Brueghel escenifica  84 juegos populares de los Países Bajos, algunos de los cuales continúan practicándose … pintó más de 250 niños jugando e imitando actividades de los adultos, utilizando juguetes y objetos de todo tipo con una intención lúdica explícita.

Entre los juguetes que los especialistas han conseguido identificar pueden verse:  máscaras, muñecas, tabas, un caballito de madera, aros, dados, zancos, peonzas o trompos, varas, molinillos, una petanca, y entre los juegos se distinguen: las escondidas, la sillita de la reina, el rey de la montaña, la cucaña, la gallina ciega,  el potro, luchas a caballito y otras actividades como  trepar, columpiarse y mantener el equilibrio, además de danzas, corros y pasacalles de diversos tipos.

 El valor antropológico de la obra

Hasta esta obra de Brueghel, los niños y su actividad lúdica habían sido casi completamente ignorados en la Historia del Arte Occidental. La infancia no era considerada una fase específica de la vida con sus propias características y necesidades, sino como algo preliminar de la madurez. La vestimenta es un reflejo característico de cualquier sociedad, y por eso fue espléndidamente retratada por el artista, como también los juegos, las casas, los objetos y los propios comportamientos de los personajes. De hecho, los niños eran  tratados como pequeños adultos, y la pintura de Bruegel lo hace notar a través de las ropas de cada personaje: las niñas visten pañuelos en la cabeza, además de mandiles y faldas como sus madres, mientras que los niños llevan camisas y calzas como sus padres.  Por eso el cuadro tiene un valor antropológico, que nos permite comprender   aspectos de la cultura flamenca de aquella época, al igual que las otras obras costumbristas del mismo Brueghel.

Los patinadores, La Kermesse de Hoboken, La Fiesta de San Martín, El combate entre el Carnaval y la Cuaresma, o Los Proverbios Flamencos, todas ellas fechadas entre 1553 y 1560.

Y si …damos un gran salto de casi cinco siglos…

El Museo de arte Contemporáneo de Tokio

museum-of-contemporary

 

El museo de Arte Contemporáneo de Tokio – Japón, permitió una sala de exposición interactiva especialmente para niños. Al ingresar en la “casa embrujada” el nombre de la sala, (al parecer este tipo de cosas les agrada sobremanera) todo parece indicar que se trata de una exhibición común, de cualquier museo del mundo que expone obras famosas… pero hay sorpresas!.

The Haunted Art Galery – para  niños

 

Creado por Torafu Architects, a diferencia de los museos tradicionales, el arte se puede «tocar» y los chicos tienen libertad para reír, jugar y correr mientras interactúan con algunas de las obras más famosas de la historia del arte. La diversión comienza cuando los visitantes descubren que las obras esconden sorpresas: algunas pueden girar solas, o hacer aparecer manos entre telas que cuelgan, y en otras las cabezas pueden moverse. Pero lo mejor de todo, es que son los chicos y las chicas quienes dan vida a esas obras: por un pasaje secreto es posible llegar a una sala especial y desde allí, manipular todas las obras de arte por detrás de las paredes.

Hay distintos espejos que invitan a los niños a mirar diferentes perspectivas, cuadros que cobran vida y siguen con sus miradas a los visitantes y estos,  terminan siendo parte de las pinturas. !!Buenísimo!!!

No es una muestra permanente …quizás a sus autores se les pueda invitar a exponerla en otros museos del mundo sería algo muy positivo para acercar a los niños al arte de manera sencilla… como son los juegos.

haunted-4

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s