Dra. Hildegarda von Bingen…única!!!!

 La Sibila del Rin – Profetisa Teutónica

Codex de Lucca

Codex de Lucca- Italia

La revolución del siglo XII

A ella se debe el gran «vuelco» en la historia:  de un sistema estático de inmovilismo social, por otro sorprendentemente dinámico, en donde los cambios se sucederán sin pausa hasta el día de hoy.

Considerada por los especialistas actuales como una de las personalidades más fascinantes y polifacéticas del Occidente europeo, se la definió entre las «mujeres más influyentes» de la Baja Edad Media, entre las «figuras más ilustres del monacato femenino» fue: «ideal benedictino». Dotada de una cultura fuera de lo común, comprometida también en la reforma de la Iglesia, es una de las escritoras de mayor producción de su tiempo.

Hildegard von Bingen,-abadesa, relevante mística, considerada la primera bióloga alemana, la primera médica y la primera feminista, una de las mujeres más extraordinarias de la Edad Media europea dedicó sus más de ochenta años de vida a contrariar con astucia y sutileza los mandatos opresivos de su época.

Nació el 17 de septiembre de 1098 en Bermersheim vor der Höhe, en el valle del Rin, Renania-Palatinado. Fue la menor de los diez hijos de Hildebert de Bermersheim y Mechtild, y por eso fue considerada como diezmo para Dios, entregada y consagrada desde su nacimiento a la actividad religiosa, según la mentalidad medieval.

Desde niña, Hildegard tuvo una débil constitución física y experimentaba visiones. En estas visiones jamás caía en éxtasis: se sentía mal, le dolía todo, enfermaba, pero se mantenía perfectamente lúcida.  Es el único caso de misticismo consciente en toda la historia de la Iglesia, pues nunca ha existido otra religiosa que tuviese visiones y revelaciones en estado de vigilia, muy diferente a los éxtasis de grandes místicos.

 Ni fue poco lo quehizo ni lo que dejó

Hildegarda escribió sobre teología, propuso un universo heliocéntrico 300 años antes que Copérnico, escribió sobre la gravitación universal 500 años antes que Newton, pregonó la fitoterapia, se carteó y polemizó con papas, reyes, nobles y teólogos de la talla de Bernardo de Claraval, que le tuvieron  enorme respeto por sus opiniones, compuso música de avanzada, inventó la primera lengua artificial de la historia, la lingua ignota, y fundó en Rupertsberg su propia abadía.

Eibingenconvento

El primer monasterio de monjas autónomo.

La tenacidad y energía de Hildegarda venció todas las dificultades y en 1150 el Arzobispo consagró el nuevo monasterio. Interpretaciones modernas de sus escritos de Barbara Newmann o Sabina Flanagan, ambas han puesto énfasis en el carácter femenino de la teología hildegardiana, reivindicando un carácter de género a sus enseñanzas. En su comunidad femenina las monjas daban rienda suelta a sus talentos artísticos: a cantar, copiaban e ilustraban manuscritos, hacían gimnasia y hasta bebían cerveza.

Hildegard_of_bingen_and_nuns

 Cerveza – contribuyó a su elaboración

Su aportación: el gruit, una mezcla de hierbas aromáticas que revolucionó el mundo de la cerveza y salvó miles de vidas.

Con la expansión de los monasterios por todos los rincones de Europa llegaba también la cerveza que, entre otras cosas, aportó en ese momento salud a la población. En muchos lugares el agua era insalubre o de mala calidad provocando enfermedades, y el consumo de cerveza ayudaba a mitigarlas debido a su proceso de elaboración. El cambio se produjo gracias a esta santa mujer.

Hildegarda observó que las bebidas dulces eran muy populares entre la población y que el consumo elevado de ellas estaba potenciando problemas de visión e incluso hasta ceguera. En un tratado dentro de su extensa obra sobre botánica, escribió sobre la importancia y los beneficios del lúpulo y su empleo en la fabricación de esta bebida. Al darle un toque más amargo, la cerveza contrarrestaba el abuso del consumo de este tipo de bebidas.

Autorizada por la Iglesia a predicar

Refutó de palabra y por escrito los errores de los herejes cátaros y llegó á ser una de las columnas más firmes de la Iglesia.

Realizó cuatro viajes: el primero fue a Maguncia y Wurzburgo entre los años 1158-1159, el segundo a Tréveris y Metz en el año 1160, el tercero siguió el curso del río Rin llegando hasta la ciudad de Colonia en los años 1161-1163. El cuarto y último fue entre 1170-1171 y recorrió la región de Suabia.

El valor teológico de las enseñanzas de Hildegarda ha sido reconocido desde antiguo por la Iglesia católica en una tradición continuada hasta nuestros días. Incluida su vida y obras en el famoso compilado histórico de teólogos publicado en 1885 por Jacques Paul Migne, la Patrologia Latina, que dedica su tomo CXCVII a esta escritora.

Igualdad de géneros

Una mujer muy adelantada a su tiempo, principalmente en sus opiniones sobre la importancia de la gratificación sexual para las mujeres en pleno s.XII. Negaba que el placer sexual fuera fruto del pecado y sostenía que la sangre que verdaderamente manchaba no era la de la menstruación sino la que derramaban las guerras.

Mujer frente al Estado.

En 1152 es ungido Rey de Alemania Federico I de Hohenstaufen, llamado Barbarroja, el cual permanece hasta 1190. Conoce los libros de Santa Hildegarda y tanto se interesa por ella que la manda llamar, y ella va al castillo de Ingelheim en 1154.

Barbarroja se enemista con el Papa Adriano IV, y cuando este muere en 1159 le sucede el Papa Alejandro III. Es entonces cuando Federico reconoce al Antipapa Víctor IV. Esta lucha entre el Emperador y el verdadero Papa duró 17 años. En ese momento Hildegarda interviene. Le escribe:

«Oh, Rey, es absolutamente necesario que seas prudente en vuestras acciones. En mis misteriosas visiones os veo, en efecto, como un niño que obra sin razón ante los ojos de Dios. Todavía podéis gobernar sobre las cosas terrenas. Tened cuidado de que el Rey Supremo no os castigue con la ceguera de vuestros ojos, que no saben ver cómo debéis sostener el cetro para reinar con justicia. Prestad atención: ¡actuad de modo que la gracia divina no se apague en vos!»

Con coraje y  libertad, esta mujer, se enfrenta al Rey.  Esto es un testimonio del respeto que Federico I tenía por la Abadesa.

miiatura de Hildergarda

La jerarquía angélica. Visión sexta del libro del Scivias. Códice de Wiesbaden. Facsímil de 1927.

El hombre como centro del mundo

Hildagarda considera al hombre  creado por Dios y partícipe de su obra redentora. El Hombre hecho a semejanza de Dios, posee un gran parecido al cosmos.  Hombre y cosmos interactúan y se rigen por el orden divino. El cosmos puede interpretarse como una fuente de sabiduría para enseñar al hombre a amar a su Dios y a guardar la rectitud moral. Ambos están destinados a volver a Dios, pero se diferencian…  el hombre puede rebelarse a este destino.

Los musicólogos valoran  su basta obra

codice de Wiesbaden

Por 1150 comienza su obra musical. existen grabaciones de su obra completa y curiosas mezclas de sus melodías con ritmos Techno y New age que demuestran lo universal de su genio. Hildegarda compuso setenta y ocho obras musicales, agrupadas en Symphonia armonie celestium revelationum. 43 antífonas, 18 responsorios, 4 himnos, 7 secuencias, 2 sinfonías (con el significado propio del siglo XII), 1 aleluya, 1 kyrie, 1 pieza libre y 1 oratorio ( el oratorio se inventó en el siglo XVII).  Un auto sacramental musicalizado llamado Ordo Virtutum sobre las virtudes. La totalidad de sus obras musicales fueron creadas para las necesidades litúrgicas de su propia comunidad, así como para la didáctica teológico-moral en el caso del Ordo Virtutum. La mayoría de sus composiciones son audaces y se apartan de los estilos de su época.

Visiones que guiaron su vida

Teniendo 41 años tuvo una clara visión de que debía escribir todo lo que viera en estas revelaciones. Sus visiones fueron objeto de análisis por los teólogos y dictaminaron que eran de inspiración divina, que comenzase a escribirlas.

Fueron escritas en latín medieval. Empleó varios estilos de escritura: el tratado teológico, el epistolar, el hagiográfico y el tratado médico.  Hildegarda presentó un estudio sobre el cannabis, haciendo hincapié que una de sus propiedades aliviaba las cefaleas. Actualmente, se considera que el cannabis tiene un gran futuro en el tratamiento de la migraña.

Las influencias recibidas

Se destacan las Sagradas Escrituras con especial atención hacia los profetas y el Nuevo Testamento, en este último se destacan el Evangelio de San Juan y el Apocalipsis. San Agustín y San Isidoro de Sevilla, el Pastor de Hermas y Boecio. Un gran contenido cultural clásico proveniente de Cicerón, Lucano, Séneca y Galeno.

Obras de carácter teológico:

El códice de Wiesbaden: Conocido como Códice gigante por su gran tamaño (46 x 30 cm) y peso (15 kg). Contiene 481 folios entre ellos una versión de sus tres principales obras místicas:«Scivias», sobre teología dogmática; «Liber vite meritorum», sobre teología moral y «Liber divinorum operum» es una contemplación de toda la naturaleza a la luz de la fe.

El Scivias fue impreso por primera vez en París en el año 1513 en un libro que además contenía escritos de otros autores. Posteriormente se imprimió en el año 1628 en Colonia. Su “liber vitae meritorium” es una descripción pintoresca de la vida de un cristiano virtuoso y de su contrario. 

Y sobre sus escritos en…

cosmología, antropología y teodicea, Lengua ignota, trabajos hagiográficos (Vita sancti Ruperti),  cartas, homilías, obras visionarias, en las que hace un uso constante de la ética-religiosa, que aunque era bastante común en su tiempo, llegaba a usar símbolos poco frecuentes  etc.

La Vida sobre Hildegard von Bingen (1098-1179), escrita pocos años después de su muerte por el monje Theoderich von Echternach.

El manuscrito más viejo que se conoce  data de 1170 y 1173. Redactado probablemente en el monasterio de Rupertsberg. Pasó por un monasterio benedictino en Tréveris y de ahí a Gante donde se custodia actualmente. Contiene una copia del Liber operum divinorum.
Lucca, las ilustraciones del Liber operum divinorum. Fechado hacia el siglo XIII en Renania.
El Códice Villarenser o Dendermonde se encuentra en la biblioteca de la Abadía de San Pedro y San Pablo. Se piensa que fue escrito hacia 1175. Contiene un ejemplar de la Symphonia armonie celestium revelationum, el Ordo virtutum y diversas canciones; también es una de las fuentes de Liber vite meritorum.
Troyes,Se encuentra emparentado con el manuscrito de Gante, del que parece ser copia. Es otra de las fuentes del Liber divinorum operum.
Berlín,  Conocido como Códice de Berlín o Codex Cheltenhamensis se encuentra en la Biblioteca Estatal de Berlín. Datable en el siglo XII o principios del XIII. Epistole las cartas de la santa, el Liber vite meritorum y sus Tratados sobre  Lingua ignota.
Los monjes que la admiraron y la ayudaron a escribirlas, encabezados por Guibert de Gembloux, tras su muerte terminaron de transcribir las obras de la abadesa, las compilaron e ilustraron con miniaturas.

 Altar y reliquias de Hildegarda de Bingen en la Iglesia de Eibingen.

Homenajes

La iglesia parroquial de Eibingen, fue reconstruida en gran parte en 1932 tras un incendio, tras lo cual fue adaptada a un estilo más contemporáneo por los hermanos Rummel. El altar principal se encuentra adornado por un mosaico que reproduce una visión de Hildegarda sobre la Trinidad que se encuentra en el Scivias II,  dicha obra fue diseñada en 1965 por el expresionista alemán Ludwig Baur, quien también diseñó los vitrales de las ventanas de la iglesia, los cuales representan  visiones de la abadesa.

Bingen_above

En la población de Bingen am Rhein se ha dedicado un museo a su vida y obra donde se exponen documentos contemporáneos suyos así como algunos restos de las construcciones lideradas por la abadesa.Se expone una primera impresión de 1533 de su obra Physica, contando, además, con un jardín adjunto donde se encuentra las plantas descritas en las obras naturalistas.

En la astronomía, el asteroide (898) Hildegard, descubierto por el astrónomo alemán Max Wolf el 3 de agosto de 1918, lleva su nombre en honor a esta mística alemana.

El cráter lunar Hildegard lleva este nombre en su memoria desde febrero de 2016.​

Moneda de 10 marcos

Moneda de 10 marcos alemanes emitida por el noveno centenario de su natalicio.

El 7 de octubre de 2012 el papa Benedicto XVI le otorgó el título de doctora de la Iglesia una deuda de siglos que la iglesia tenía para con ella.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s