Nemorino…

del L’elisir d’amore

Gaetano_Donizetti_2

Ópera cómica o melodramma giocoso  en dos actosde Gaetano Donizetti quién consigue dar un paso más ese difícil ámbito operístico… algo no logrado hasta entonces, que los personajes cómicos muestren emociones y sentimientos, situándolos entre la comedia y el drama. Estrenada en Milán en 1832, relata las vicisitudes que atraviesa el ingenuo Nemorino para conquistar el amor de la rica y distante Adina.

Sus intérpretes principales fueron: Sabina Heinefetter (Adina), Giovanni Battista Gènere (Nemorino), Giuseppe Frezzolini (Dulcamara) y Henry Bernard Debadie (Belcore). El éxito fue tan grande que la ópera permaneció en cartel durante treinta y dos días consecutivos.

Prontamente se fue dando a conocer enItalia y en otros teatros del mundo: España-se estrenó en el Teatro de la Santa Cruz – Barcelona el 5 de mayo de 1833 y se ofreció rápidamente en Madrid (1833), Lisboa y Berlín (1834), Viena (1835), Praga y Londres (1836). La primera representación en inglés tuvo lugar en Nueva York el 18 de junio de 1838, luego en el Metropolitan Opera el 23 de enero de 1904. Llegó a París y Varsovia en 1839; a Bruselas, Basilea y Estocolmo en 1840; a Río de Janeiro en 1841; y en La Paz (Bolivia) el 24 de marzo de 1847. Sigue siendo una de las óperas más populares que jamás salió del repertorio.

Gaetano Donizetti -1797 -1848 -no fue solo un compositor de grandes obras, fue maestro de canto, director de orquesta y director de escena. Tuvo un conocimiento muy profundo de las posibilidades de la voz humana y también supo dotar a sus óperas de un tempo dramático muy notable. Sabía combinar las situaciones jocosas propias de la ópera bufa con el sentimiento romántico. Utilizó técnicas del Bel canto dirigídas a desarrollar las dotes vocales de los interpretes,  (estos, trabajan la voz como un instrumento) requiere por lo tanto  de una técnica prodigiosa.

L'elisir_d'amore_poster

La bella romanza…

y también, las opiniones de tenores que alguna vez la interpretaron.

«Es una melodía pura con una armonía que tiene sólo dos alteraciones; musicalmente es de lo más sencillo y, sin embargo… es de lo más complicado».

Una furtiva lágrimalo más famoso de la ópera!!! es un aria para tenor y el momento cumbre de la obra, en el que el enamorado Nemorino reflexiona sobre una lágrima que fugazmente vió en los ojos de Adina y que interpreta como señal del amor. Nemorino  sufre, su amada está lejos de su alcance social, cultural e intelectal. El protagonista presenta desde el principio de la ópera un carácter melancólico. Su frase «Io sono sempre un idiota» deja ver la poca autoestima del  sincero campesino.

«Es la voz sola con un acompañamiento mínimo».

La bella romanza es introducida por el fagot que actúa como solista acompañado del arpa y los pizzicatos de las cuerdas. Empieza el solo y va introduciendo algunos instrumentos de viento como clarinete, el corno inglés, oboe y flauta, quienes en ciertos casos doblan o hacen de eco a la melodía que lleva el fagot hasta el final de la pieza.

«Todos los tenores líricos lo saben: Se puede cantar  «L’ elisir d’ amore», pero como no se de «la talla» en la famosa romanza -será difícil que crítica y público perdonen al intérprete».

Según las memorias de Felice Romani, que escribió libretos para compositores muy conocidos y considerado como uno de los mejores, esta  aria fue un capricho del compositor:»la tenía guardada en su cartera… de la cual  estaba enamorado».

Alessandro Lanari, empresario del Teatro della Canobbiana de Milán, le pidió a Donizetti que compusiera una ópera en el breve término de dos semanas. El texto estaba basado en el libreto de Eugène Scribe para Le philtre, de Daniel-François-Esprit Auber.

«Hay que lograr un equilibrio y en ella, todo tiene importancia hasta el silencio».

 Romani se negó a colocar el aria al  principio porque estaba fuera de lugar, ya que la escena era de alegría y festejo y esto rompería el esquema de la acción. Pero el compositor insistió y finalmente fue incluida durante la octava escena del segundo acto. Nemorino, el enamorado protagonista, se percata de una lágrima que sale de los ojos de Adina, la mujer que ama. Él supone, que su amada está celosa porque repentinamente atrae a las jóvenes del pueblo, pero lo que él no sabe, es que el cortejo que le sigue es por la herencia que acaba de obtener de su tío recientemente fallecido. Piensa que es por el «Elixir» que ha bebido, que en realidad este, no es otra cosa que vino de Burdeos vendido por el charlatán de Dulcamara.

«Es a lo único que le tengo miedo de toda ópera…a la romanza,  la espera todo el mundo»…

Adina es el personaje de mayor dificultad vocal; para su interpretación es necesaria una soprano lírica de coloratura. Su caracterización tiene muchos momentos de gran dificultad vocal, tanto por la frecuencia con la que el compositor recurre a ornamentos de tipo rossinianos como por las notas agudas.

«Está al final de la obra y hay que llegar bien… la dificultad está en saber administrarse «

Donizetti nos muestra su maestría de saber combinar los contrastes más paradójicos. Siendo este el momento menos alegre de la ópera cómica, es el más esperado por el público y la de mayor lucimiento de los tenores.

 «tiene que tener dulzura pero sin relajarse»…

Está compuesta en SI Bemol menor y dividida en dos estrofas. A la entrada de la voz de Nemorino le anteceden 9 compases de la parte instrumental, la música modula de Si bemol menor hacia su dominante Fa mayor y en esta tonalidad concluye la la sección A. En el compás 26 la obra modula de nuevo a la tonalidad original e inicia la sección A’ cuya armonía y línea es semejante a la A, pero  esta vez modula a Si bemol Mayor y en esa tonalidad concluye la sección A’ y la obra. Pianos y fortes todo se mantiene muy ligado.

«El Passaggio»

Al final de la partitura, se sugiere el lucimiento del intérprete.  El compositor coloca sobre el pentagrama original varias posibles interpretaciones. A propósito del mal llamado do de pecho no pertenece al registro de «pecho»; realmente pertenece al registro de «cabeza», es el mal llamado falsete (imitación de voz femenina). Mezclar el registro de pecho y el de cabeza para que el cambio de timbre o  color de voz sea apenas apreciable por el público. En una palabra: el compositor da libertad interpretativa…

A

Una furtiva lacrima
negli occhi suoi spuntò:
Quelle festose giovani
invidiar sembrò.
Che più cercando io vò?
M’ama! Sì, m’ama. Lo vedo, lo vedo.

A’

Un solo istante i palpiti
del suo bel cor sentir!
I miei sospir confondere
per poco a’ suoi sospir!
I palpiti sentir,
confondere i miei coi suoi sospir…
Cielo! Si può morir!
Di più non chiedo, non chiedo.

Ah, cielo! Si può morir
Di più non chiedo.
Si può morir, Si può morir d’amor.

Pavarotti decía sobre la técnica del «Passaggio»: «Una de las cosas más difíciles de dominar es el «passagio». Casi todos los cantantes tienen no una, sino tres voces diferentes: una más grave, una intermedia y una más aguda. Cuando uno está cantando y pasa de una de esas voces a otra hay un ostensible cambio de engranajes. Se puede percibir cuando la voz se desplaza de un área vocal, o registro, a la siguiente. Lo primero que debe hacer un cantante con respecto a ello es saber en qué momento su voz cambia de registro y trabajar para controlar ese cambio de tal manera que se perciba lo menos posible. Lo ideal es que el que escucha no lo note en absoluto y que la voz suene como una totalidad en toda la amplitud de su registro.»

Pavarotti, un Nemorino inolvidable!!!

Digno interprete para tan hermosa obra.

El mundo supo reconocerlo y aplaudirlo. De hecho, durante mucho tiempo ostentó el récord del aplauso más largo de la historia. Nada más ni nada menos que 67 minutos de vítores en el Palacio de la Ópera de Berlín tras interpretarla. Salió 165 veces a escena, tras las respectivas 165 subidas de telón, para agradecer al público su gran apoyo.
Su voz convencía. Su timbre era brillante. Tenía una técnica buenísima!!! basada en el sul fiato, que proporciona una compresión ideal del aire y permite cantar sin esfuerzo, incluso con mucho volumen y ni hablar de sus «do de pecho». Lograba agudos fáciles y su fraseo legato . Aparte, ponía toda su sensibilidad interpretativa en ella.

Después de escucharla por un grande como lo fue el maestro Pavarotti uno entiende el comentario de los tenores…

«Es una melodía pura con una armonía que tiene sólo dos alteraciones; musicalmente es de lo más sencillo y, sin embargo… es de lo más complicado».

Ya lo creo que si… y tienen toda la razón!

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s