Tepeyac…y el toldo de Dios

1531_Nuestra_Señora_de_Guadalupe

El milagro en Tepeyac ocurrió un 12 de diciembre de 1531- La Virgen de Guadalupe envió con Juan Diego un ayate o lienzo con su imagen misteriosamente grabada de 1.43.mts lleno de rosas a Monseñor Zumarraga a cargo de la Iglesia Mexicana por entonces y este mandó a construir en el lugar señalado por el emisario, una modesta Ermita.

Antigua Basílica de Guadalupe

La construcción de la antigua Basílica de Guadalupe, hoy Templo Expiatorio a Cristo Rey se inició el 25 de marzo de 1695 y se concluyó en abril de 1709.

Desde el siglo XVII se pretendió explícitamente, que el santuario fuera una reproducción del Templo de Salomón. De hecho, desde el año 1648, Miguel Sánchez – sacerdote novohispano y teólogo de la Universidad de México -estableció un vínculo directo entre el Cerro del Tepeyac y el Monte Sión de Jerusalén en su obra titulada: Imagen de la Virgen María Madre de Dios de Guadalupe, en la que escribió Miguel Sánchez hace alusión directa al “milagro de las rosas”, que le sirve para completar la sacralización del Tepeyac.

Desde el inicio, la idea fue precisamente erigir una reconstrucción hipotética del Templo de Salomón. Así lo deja ver un documento del año de 1694, procedente del Archivo Histórico de la Basílica, en el que se afirma que ese Santuario de Guadalupe “será, según la devoción de todos, un segundo Templo de Salomón, en la fábrica, lucimiento y riqueza. Será el más decente palacio de estas dos Majestades, de María en su Inmaculada Imagen y de Cristo Sacramentado”

Esa idea se encuentra específicamente explicada en la homilía:»La Maravilla y milagro continuado de María Santíssima Señora Nuestra, en su prodigiosa imagen de Guadalupe de México, que escribió el padre jesuita Juan de Goycoechea, que se llevó a cabo para la dedicación del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, “extramuros” de la ciudad de México, el año de 1709.

Se refiere al Templo como imagen del cosmos; de acuerdo con sus propias palabras, “el Soberano Artífice” hizo los cielos y “fabricó para su adoración un Templo”, “el Templo de el Mundo” nos remite a la relación entre éste, el cosmos y el cielo.

Basilica-guadalupe-fachada

El arquitecto Pedro de Arrieta fue el diseñador de este templo para la virgen, el edificio cuenta con cuatro torres octagonales en cada una de sus esquinas, quince bóvedas y una cúpula octogonal con linternilla recubierta en talavera amarilla y azul.
A principios del siglo XIX, y con motivo de la construcción del convento de Capuchinas al costado oriente, el templo sufrió graves daños, por lo que tuvo que ser reparado.

El 14 de noviembre de 1921 en tiempos de la guerra cristera una bomba estalló en el altar mayor, había llegado oculta dentro de un arreglo floral con la intención de dañar la venerada imagen, dejando como testigo de este atentado un Cristo de bronce doblado por el estallido. Por la magnitud del siniestro el templo pudo quedar destruido en un 95%, pero el cuadro de la Virgen de Guadalupe quedó intacto, el templo sufrió ligeros daños y no se registraron víctimas. En 1979, el Instituto Nacional de Antropología e Historia, y la Conferencia del Episcopado Mexicano inician un proyecto de restauración para evitar la pérdida del edificio.

El Nuevo Santuario

La inestabilidad del antiguo templo lo había vuelto peligroso para su uso. Para mediados del siglo XX, el edificio sufría de gran deterioro estructural y hundimiento desproporcionado, a lo que se sumaba el espacio ya insuficiente para albergar las grandes peregrinaciones que acudían a la basílica cada 12 de diciembre día de La Virgen de Guadalupe. Esto obligó a su cierre y la construcción de un templo de mayor capacidad.

El nuevo edificio se construyó entre 1974 -1976 diseñado por los arquitectos: José Luis Benlliure, Pedro Ramírez Vázquez, Alejandro Schoenhofer, fray Gabriel Chávez de la Mora y Javier García Lascuráin.

La nueva Basílica de Santa María Guadalupe, ocupa un área de 10 mil metros cuadrados y es el más grande recinto de la devoción católica en México.

De planta circular, esta obra fue construida con hormigón armado y para la estructura de la cubierta, y con láminas de cobre, las que al estar oxidadas le otorgan el característico y hermoso color verde.

las dos basílicas

Y continuaron con la idea…

pedroramirezvazquez

Cuando el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez estaba en la construcción de la “nueva Basílica” de Guadalupe, recibió muchas críticas, básicamente se centraban en el hecho de que “no parece iglesia, sino carpa o un estadio”…

El arquitecto preguntó a los que tanto malestar ocacionaban: “¿Cuál fue el primer espacio religioso?

¿En qué peregrinó Moisés con las Tablas de la Ley de un lado a otro?” y se respondió: “En una carpa”.

Con lo que concluyó que “…si de tradiciones religiosas se trata, la carpa tiene mayor arraigo y un origen más legítimo que la bóveda”

Ramírez Vázquez tenía razón. Para la tradición judía, el cielo era concebido como una tienda, para mostrar la omnipotencia creadora de Dios, Isaías afirmó: “Él tiende los cielos como un toldo / y los despliega como una tienda de morada” Isaías 40,22.

Aunque en el Nuevo Testamento esta concepción está ausente, en la iconografía cristiana fue adoptada, seguramente por influencia de la tradición judía, pero también de la romana, en la cual el Dios Coelus tenía la función de extender el manto curvo del cielo: “el manto a veces significa el firmamento, otras la cúpula que es su símbolo arquitectónico; otras la separación tierra-cielo, en relación con el velo del santuario, otras el mundo celeste. En este último caso, el velo está con frecuencia curvado hacia abajo y es transportado al cielo por ángeles que llevan al personaje que se halla en su interior” Guillermo de Champeaux- teólogo y filósofo francés.

Es así como el cielo es concebido: «Como una tienda que Dios extiende como cubierta de la Tierra«.

Por otro lado, como bien afirmó Pedro Ramírez Vázquez, según la tradición judeo-cristiana, la primera revelación del Templo —o sea, la casa de Dios en el cielo­— la hizo Yahvé a Moisés en el Monte Sinaí hacia el año 1200 a. C. Flavio 1961: 187-190; Armstrong 1966: 48. En ese tiempo, el pueblo de Israel estaba en camino hacia la Tierra prometida, el Templo que le mandó levantar era propiamente una tienda desmontable y transportable, construida a base de pieles y telas multicolores – Éxodo 25, 10-22; 26, 1-37; 36, 8-38.

Para erigir el Templo, Moisés formó un atrio que delimitaba el recinto sagrado por medio de columnas de bronce con capiteles de plata; el ingreso estaba constituido por cuatro columnas, semejantes a las demás Éxodo 27, 9-19; 38, 9-20.  «Los utensilios para el servicio litúrgico de la Morada, lo mismo que sus estacas y las del atrio serán también de bronce«. Al centro de ese atrio, Moisés levantó la “tienda o Tabernáculo”, el cual medía treinta codos de largo por doce codos de ancho. Sus muros y puertas estaban realizados a base de cortinas apoyadas en columnas de madera que tenían anillos de oro. La cubierta del Tabernáculo se hizo con “pieles de carnero, almagradas; y sobre ésta, otra cubierta de pieles moradas”.

En el interior, dividió a la nave en tres partes: el ulam o vestíbulo, el hekal o sala de oración y el debir o Sanctasanctorum, donde colocó el Arca de la Alianza, flanqueada por dos querubines “extendiendo las alas sobre el propiciatorio, mirándose uno a otro con las caras vueltas hacia el propiciatorio”. Para separar el Santo de los Santos hizo levantar cuatro columnas de madera con capiteles cubiertos de oro y colocó un velo “de color jacinto, de púrpura, y grana, de un lino fino retorcido, tejido todo con variedad de colores y diversos recamos” Éxodo 26,1-37; 36, 8-38. Finalmente, Moisés mandó fabricar un candelabro de siete brazos para la iluminación, un altar para los perfumes, otro para los holocaustos y un recipiente de bronce elevado sobre su basa, que servía para la purificación de los sacerdotes Éxodo 20, 24-25.

Buen enfoque…

El hecho que el interior sea circular y libre de apoyos, es decir, auto-portante, hace posible que la imagen sagrada de la Virgen de Guadalupe se pueda apreciar desde todos los puntos interiores de la basílica.

retablo del santuario de Guadalupe05

La imagen se encuentra detrás del altar a modo de retablo, bajo una cruz de grandes dimensiones, en un muro con acabado similar al plafón. Para una mejor visibilidad de la imagen, se construyó una pasarela por debajo del altar con bandas transportadoras, que permite que los visitantes la puedan apreciar de la mejor forma posible. El altar tiene un acabado diferente, realizado en mármol y está a varios niveles sobre la asamblea, con el objetivo de resaltar ese sector de la planta.

Ha recibido la visita de jefes de estado, deportistas, políticos, artistas etc. en 4 ocasiones a su santidad el papa San Juan Pablo II en los años 1979, 1990 con motivo de la beatificación de Juan Diego, 1999 al cierre del sínodo de los obispos de América y 2002 por la canonización de San Juan Diego.

En febrero de 2016 recibió también a Su Santidad el Papa Francisco, oficiando una misa en el altar mayor de la Basílica de Guadalupe.

basílica de guadalupe

En este año de Pandemia 2020 – la Iglesia cerrará el templo del 10 al 13 de diciembre para evitar aglomeraciones ante la pandemia de covid-19 será algo inédito, una peregrinación virtual.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s