«Joyas»… de Leonardo

 

Leonardo_da_Vinci

Leonardo da Vinci es considerado uno de los más grandes pintores de todos los tiempos.

Es la persona con el mayor número de talentos y en múltiples disciplinas que jamás ha existido. Como ingeniero e inventor, Leonardo desarrolló ideas muy adelantadas a su tiempo, tales como el helicóptero, el carro de combate, el submarino y el automóvil. Lamentándolo mucho, pocos de sus proyectos llegaron a construirse puesto que la mayoría eran irealizables durante su época. Como científico, contribuyó al conocimiento en las áreas de: anatomía, ingeniería civil,  óptica y la hidrodinámica.

Pero fue gracias a la pintura, su faceta más conocida, que logró su inigualable fama. Sus obras terminadas o no, engalanaron museos y Galerías que por cinco siglos, siendo motivo de atracción initerrumpida y modelo para generaciones de artistas.

Sus retratos femeninos… minuciosos, extremadamente calculados, sencillos, bellos…verdaderas «Joyas» del arte universal.

Ginebra de Benci la primera…

Obra del año 1476 pintada en temple y óleo sobre tabla de álamo, mide 38.8 cm x 36.7 cm. Discutida por siglos y atribuida finalmente a Leonardo por Waag y Bode a finales del s. XIX y posteriormente confirmada su autoría en el s. XX. Actualmente, en la Galería Nacional de Washington desde 1967 pagando por ella una fortuna… record en su tiempo, a Franz Josef II de Liechteintein y única obra del autor en América.

1024px-Leonardo_da_Vinci_-_Ginevra_de'_Benci_-_Google_Art_Project

Ginebra, fue una dama aristocrática del siglo XV en Florencia, muy admirada no solo por su belleza sino por su excepcional inteligencia. Lorenzo de Medici el magnífico, elogió su talento. Posiblemente fue un retrato de mayor tamaño.

La pose marca un modelo que Leonardo utilizará en la mayoría de sus retratos femeninos, de tres cuartos y vista de medio plano. Posee una expresividad poco frecuente. Se tardó algún tiempo en identificar a la joven, fueron los árboles del decorado de fondo los que dieron la clave, son enebros, cuyo nombre en italiano, ginepro, precisamente se usa para el famoso  “destilado alcohólico aromatizado con los frutos del enebro» el Gin o Ginebra. En alusión al nombre de la retratada: Ginebra.

Ginebra, en 1474 se casó con Luigi Bernardini di Lapo Nicolini, ella contaba con 17 años. Su matrimonio fue desgraciado por los problemas financieros de su marido y el deterioro de su salud a partir de 1480.

Tuvo una relación de carácter platónico – muy común por entonces, con el Embajador de Venecia en Florencia, Bernardo Bembo, padre del cardenal Pietro Bembo y amigo personal del pintor, posiblemente influyó para que hiciese esta obra. La misma se destaca por su extraña luminosidad, y la atención prestada al detalle y los toques de luz en el cabello, al modo de la pintura flamenca. Es un clásico modelo renacentista, la mirada de Ginebra muestra la seriedad de una belleza única.

180px-Rückfläche_Ginevra_de'_Benci

Existe un emblema al dorso de la tabla del retrato: dos ramas, de laurel y palmera. Ambas encierran un lema en latín: «Virtutem Forma Decorat«, La Belleza es el ornamento de la Virtud.  Se ha descubierto la inscripción oculta bajo la capa de pintura que vemos ahora, da la casualidad que era el eslogan que utilizaba Bembo en su emblema: “Virtus et honor”

leonardo-da-vinci-s-study-of-hands

Las manos tendrían que estar en la posición emblemática de los retratos de Leonardo, hay un «estudio de manos» en la Biblioteca Real del Castillo de Windsor.

Ginebra, usa un vestido cerrado por cordones y una camisa blanca. Del cuello cuelga una angosta banda negra que enmarca el pecho y hombros. El peinado, es típico del último cuarto del s.XV el pelo recogido en la nuca dejando algunos rizos libres para enmarcar la frente.

kjkj

El mismo peinado, de Giovanna Tornabuoni de Ghirlandaio por la misma época.

Algo inusual la falta de joyas, posiblemente ella  pidió ser retratada de esa manera, rompiendo la tradición de los retratos de la alta burguesía.

La sombra del enebro realza el rostro expresivo y los delicados matices se obtuvieron con el característico toque directo de las yemas de los dedos. El peinado, el vestido y el fondo del paisaje, atestiguan la habilidad del pintor en el uso de los tonos marrónes. A lo lejos, un paisaje, lagos, campanarios, torres, árboles y montañas, tratados con diversos tonos de azul, según las reglas de la perspectiva aérea. La configuración al aire libre era inusual, especialmente para un retrato.

La segunda- La dama con l’ermellino

Cecilia Gallerani, retratada cuando era la amante de Ludovico Sforza, duque de Milán. Leonardo estaba a su servicio y lo realizó hacia 1490.​ El cuadro pasó al del rey de Francia, admirador de Leonardo y conquistador de Milán. Durante la Revolución Francesa, el príncipe Adam Jerzy Czartoryski, que se lo regaló a su mujer, Isabel, quien era coleccionista y a ella se le atribuye el «error» de la leyenda en el extremo superior del cuadro. Tenía sus obras en una especie de museo llamado “la Casa gótica”, en el castillo de Pulawy, ha permanecido en posesión de esa familia, que desde 1876 lo exponía el Museo Czartoryski de Cracovia – Polonia. Desde diciembre de 2016 la obra es propiedad del gobierno polaco, tras su adquisición a los herederos de la familia Czartoryski.

800px-Dama_z_gronostajem

Cecilia fue una de las pocas mujeres con las que Leonardo estableció una amistad cercana. Le caía muy bien Cecilia, con 16 años, era inteligente y muy bella. Entendía de literatura y música, dos disciplinas valoradas por el artista, la consideraba una Musa, una  “Donna docta”, comparable a grandes mujeres de la antigüedad y por sus dotes de poeta, en la corte la tenían por: “gran lume de la lingua italiana”.

Cecilia, era hija de Fazio Gallerani, un noble milanés y poderoso terrateniente y huérfana. Cecilia se casó con el conde Bergamini de Cremona y marchó a vivir al palacio del Broletto, en Milán.

La composición muestra movimiento e imperturbabilidad solemne. Típico del pintor: la sonrisa en los labios de Cecilia. Leonardo prefería sugerir las emociones más que presentarlas de forma explícita. Destaca la desproporción existente entre la mano y el rostro.

El armiño que sostiene en brazos tiene un significado alegórico: la pureza. Alude a Ludovico Sforza, apodado Ermellino (armiño en italiano) por ser miembro de la orden del Armiño, nombramiento que obtuvo de Fernando I de Nápoles. El poeta Bellincioni le cantó en un poema:» al itálico moro armiño blanco, quien del armiño lo tiene todo, aunque su nombre sea negro». Incluso, puede referirse al apellido Galleani, ya que galé en griego es armiño.

La terceraLa Belle ferronière

Leonardo_da_Vinci_(attrib)-_la_Belle_Ferroniere

Leonardo pinta a Lucrecia Crivelli entre 1490/95- también en óleo sobre tabla y pertenece al Museo del Louvre. Era otra amante de Ludovico Sforzael Moro. En el cuadro, la mujer se asoma a una ventana en posición de tres cuartos, ve algo que le provoca una leve sonrisa escéptica. El pelo partido en dos sectores simétricos, remarca el rostro inteligente, con facciones perfectas. El fondo es oscuro.

Leonardo aún no experimenta su famoso sfumato. Por entonces estudiaba sobre óptica y se nota en el trabajo perfecto del vestido rojo tornasolado. Sobre la frente, Lucrecia lleva un «ferronière«, una gema atada con una cinta que rodea la cabeza sujetando el cabello, y que da el nombre al cuadro.

La cuarta es la muy afamada- GiocondaLisa Gherardini, esposa de Francesco del Giocondo. También llamada Mona – del italiano antiguo señora- Lisa. Joya indiscutible del Museo de Louvre.

01-mona-lisa-marco-gioconda-louvre_2d7f91a1

Oleo sobre madera de 1503 a 1507 -Desde siempre fue una obra supervalorada: el tema del Sfumato la sonrisalas manos… en fin, todo lo que se puede ver se exageró hasta lo infinito. Comenzó con la historia Vasari que amaba a Leonardo y todo lo relacionado con él.

La Gioconda fue comprada legalmente por Francisco I , junto a otras piezas de Da Vinci. Perteneció al estado francés y en 1797 se integró al recién creado Museo del Louvre, si bien en 1800, Napoléon ordenó que la obra se instalara en sus aposentos en el Palacio de las Tullerías, donde permaneció hasta su regreso a la pinacoteca en 1804.

El 21 de agosto de 1911 fue protagonista del «Robo del siglo»como en su tiempo se lo llamó. El cuadro tenía una caja de cristal de protección pero carecía de alarmas. El ladrón desmontó la caja con un simple destornillador y liberó la pintura del marco.

5f15f1173e925

Por increíble que parezca, durante más de 24 horas nadie se dio cuenta de nada. El suceso no se descubrió hasta bien entrada la mañana del 22 de agosto. La prensa se hacía eco de los hechos con gran revuelo, se perdió por completo la pista del “cuadro más célebre de la historia”

El regreso

5f15f2091dfa6

En diciembre de 1913, es decir, 28 meses después, el autor de semejante hecho se puso en contacto por correo con varios anticuarios de Florencia-Italia. En las cartas, firmaba como “Leonardo V.”, decía que: «estaba dispuesto a devolver la pieza a sus legítimos propietarios, los italianos». Sólo uno de los intermediarios contestó. El resto creyó que las misivas eran obra de un perturbado. El anticuario que siguió la corriente lo tomó como una broma hasta que descubrió que la cosa iba en serio.

5f15f2949f347

Asesorado por un amigo de la Galería de los Uffizi, el anticuario alertó a las autoridades y concertó una cita con su corresponsal para poder ver la obra en persona. Las intenciones presuntamente altruistas y patrióticas de Vincenzo Peruggia el autor del hecho desaparecieron. Puso precio para la restitución de la pieza: 500.000 francos. El 12 de diciembre de 1913 la Policía irrumpió en el hotel donde esperaba cerrar el trato y lo detuvo.
La Gioconda se quedó unos días en Italia. Primero en Florencia, en la Galería de los Uffizi. Y luego en Roma, en el Palacio Farnesio.

El 31 de diciembre de 1913, la obra de Da Vinci regresaba a la estación de Lyon, siendo recibida con honores de Estado y ocupando el lugar que dejó en el Louvre los primeros días de enero de 1914.

Y… Vicenzo Peruggia…? Un tribunal italiano le impuso una pena leve en junio de 1914 reducida luego a siete meses y ocho días.

El robo y su posterior recuperación, disparó la locura por esta obra…es la más visitada, admirada y fotografiada del mundo!!!! Una locura que no ha parado de crecer con el tiempo.

CORONAVIRUS-REABRE EL LOUVRE
Visitantes fotografían a la Mona Lisa de Leonardo Da Vinci en el Museo del Louvre, en París, el lunes 6 de julio del 2020. El museo reabrió el lunes tras pasar cerrado cuatro meses debido a la pandemia del coronavirus. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s