Velocidad…

41182442312_eb8a2d2e92_h

El título de esta obra es: «Lluvia, vapor y velocidad, o el «Gran ferrocarril del Oeste» de Joshep Mallord William Turner -1775-1851 pintor paisajista romántico inglés. Fue presentado en la Exposición de Real Academia de 1844, y considerada: precursora del impresionismo.

La obra:

Un óleo sobre tela que mide 91 centímetros de alto por 121,8 centímetros de ancho. Actualmente se conserva en la National Gallery de Londres -Reino Unido. Es de las mejores de Turner retrata el poder de la naturaleza y los avances del mundo sobre el ser humano. En sus lienzos, el pintor, describe fenómenos naturales, para constatar que la humanidad no es más que un «conjunto de peones de la Naturaleza».

Adelantado a su época

Turner vivió en la Inglaterra victoriana, en la época de la revolución industrial, y lo que día a día se veía como «moderno», «novedad » progreso» supo demostrarlo en esta pequeña obra. A diferencia de otros pintores de la época, que despreciaban la industrialización y no veían en el progreso industrial temas merecedores de tratamiento pictórico. Turner, por el contrario la admiraba. Por ello pinta la locomotora más moderna y el vanguardista puente de Maidenhead y no se trata de ningún modo, homenaje al ferrocarril, ni a la Revolución Industrial. 

Lo que el pintaba aparecería unos 30 años después con los «Impresionistas franceses».

Era sumamente apreciado en su país y exponía frecuentemente y con gran éxito pero ante esta obra y otras de su última década, la gente empezaba a murmurar: el «pobre Turner» esta perdiendo la vista… o «algo» le falla a al pobre Turner… sus paisajes no eran claros… El público, entre los que se encontraba las misma la reina Victoria, veían confusión en ellos.

El pintor se alejó completamente de estilo académico… con el perfecto acabado y no dudó en poner de protagonista en esta obra a la «Atmósfera» junto con la novedad del «Vapor» en una era netamente industrial y la velocidad de una liebre -que apenas de distingue- como símbolo de estar atentos y vigilantes al progreso que se vendrá…

turner. 3.

Y no les faltaba razón a sus contemporáneos. Los límites que separan el cielo, la tierra y el agua son difíciles de establecer. Vemos cortinas de lluvia intensa que caen de las nubes. Mantiene el uso de ocres amarillos que lo caracterizó en sus últimas obras. Descubrimos pequeños detalles del paisaje que pasan casi desapercibidos pero que hacen a esta obra «grande»: las hojas definidas de los árboles que están junto al viaducto por el que pasa el tren, iluminadas por un débil rayo de sol, algunas personas, pintadas en tonos blancos, que están en la orilla saludando con la mano al tren que pasa…

Turner usaba una técnica particular con la que obtenía efectos lumínicos cambiantes. Aplicaba los colores y luego, rascándolos hasta extraer esquemáticamente del fondo las formas figurativas.  Así obtiene una textura inconfundible. Con esta obra, al igual que con muchas otras, el artista se acerca a «lo abstracto». «Le impresionaban» el movimiento de los objetos, la forma en que se desdibujan a una velocidad sorprendente, por ende, pintó el tren a vapor y humo cubriendo rieles, puente y el cielo…

Detalles…

tumblr_ovrp3ymAgh1qfcut3o2_r1_1280

La barca de remos con sus tripulantes, el labrador arando la tierra con la ayuda de sus caballos, a la derecha del todo. Quizás cuesta más conseguir ver a la liebre marrón que corre entre las vías, frente a la locomotora, ella es la representante de «la velocidad» como corresponde.

El llamado Maidenhead Railway Bridge

Desde la antigüedad la liebre ha simbolizado el renacimiento, la esperanza. Al pintar la liebre tan pequeña y veloz, el artista ofrece un conmovedor tributo, a la vez que medita sobre la fragilidad de la vida y el poder del progreso.

El tren se acerca al espectador atravesando el Támesis por el recientemente construido viaducto de Maidenhead. A la izquierda del cuadro La carretera, cruzaba por el puente de Maidenhead y por último más atrás, a lo lejos estaría la ciudad de Londres. El Maidenhead Railway Bridge, fue diseñado por el ingeniero Brunel en la línea desde Paddington – Londres a Taplow y se inauguró en 1838.

Brunel's_Railway_Bridge_at_Maidenhead_-_geograph.org.uk_-_94793

Esta fue primera línea de la Great Western Railway unía la capital británica con la ciudad de Bristol. Esta ciudad había construido el ramal London – Bristol para competir con Liverpool en la década de 1830, querían mantener el prestigio de su Puerto en la desembocadura del río Avon.

220px-Coat_of_arms_of_the_Great_Western_Railway

ETn07EBXsAAM8qv

El escudo de la companía ferroviaria

La liebre que el mismo pintor le señala a un niño en la exposición de la Royal Academy.

Con «Lluvia, vapor y velocidad«, Turner se convierte en abanderado de la pintura moderna. Combinará a la perfección la idea de» lo sublime» -la naturaleza con la técnica industrial -el puente, la locomotora y el vapor-

La crítica de entonces y posteriormente los pintores impresionistas quedaron impactados por esta obra.

Un crítico escribió, durante su exposición en 1844: “un tren se te echa encima, un tren que avanza realmente a 50 millas por hora y que el lector haría bien en ir a ver antes de que salga del cuadro”.

Fue la primera «Impresión» de un tema pictórico dedicado a» ver el futuro» de la velocidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s