«Fontana della Vergogna».

Diseñada inicialmente para el Palazzo di San Clemente en  Florencia – Toscana – Italia fue transportada a la ciudad Palermo- en Sicilia para superar a la fontana di Orione de la vecina ciudad de Messina. Se dice que durante el periodo de dominio y ocupación de los españoles en Palermo, los mesineses enfrentados con los palermitanos, rompieron las narices de las estatuas. Temerosos de “tocar los genitales”, optaron por fracturar sus narices. En todos los casos, los “tabiques nasales“ se restauraron.

Fue ubicada en la Piazza Pretoria – «centro histórico de la ciudad «. Para integrarla, se remodeló el espacio urbano del siglo XVI, eliminando edificios y terminando su instalación en 1581.

Todas las esculturas son «desnudos»… en frente, esta el convento de Santa Catalina. Cuentan que las monjitas gritaban horrorizadas: ! que verguenza, que verguenza ! por lo que la llamaron la «Fontana della Vergogna«.

Esto ocurrió no bien estuvo fue instaurada. Pero siglos después los palermitanos encontraron similitudes entre sus «gobernantes corruptos» con los personajes de la famosa fuente, quedando definitivamente la denominación de: «Fuente de las Vergüenzas».

palermo_fuente_pretoria-768x576

Su historia:

Encargada a Francesco Camilliani y a Michelangelo Naccherino por Don Pedro Álvarez de Toledo y ZuñigaVirrey de Nápoles y Capitán General delos Ejércitos Españoles-, sucesor de Cosme I de Medici, Gran duque de Toscana, para situarla en el jardín de su residencia en Florencia. Al morir Don Pedro, en 1552, su hijo Luis medió para que el Senado de Palermo adquiriera la fuente interviniendo en la mediación García de Toledo Osorio, hermano de Luis y antiguo virrey de Sicilia, convirtiéndose en una verdadera muestra de «planificación urbana «.

Rodean la fuente

El Palacio Pretorio, sede del Ayuntamiento de Palermo, del siglo XIV y reestructurado en el XIX; la Iglesia de santa Catalina de fines de siglo XVI este edificio renacentista-barroco, con su monasterio de clausura, ocupa todo el lado este de la plaza y dos palacios: el Palacio Bonocore y el Palacio Bordonaro.

Francesco Camilliani fue el artista florentino que hizo las esculturas entre 1554-55. Fue la obra más importante de Francesco Se destacó por su estilo Alto renacimiento. Giorgio Vasari la llamó «la fuente más estupenda que no tiene igual en Florencia o quizás en Italia». La reconstrucción en Palermo se completó en 1584.

Michelangelo Naccherino también florentino- colaboró el armado cuando la fuente fue trasladada en barco a Sicilia. Eran 644 partes y fue montada en Palermo con su colaboración en 1573, con la dirección de Camillo Camilliani, hijo del escultor.

Una verja de hierro forjado, colocada en el s. XIX obra de Giovan Battista Basile – arquitecto y también autor del Teatro Massimo Vittorio Emanuele II dedicado al primer rey de Italia. Lugar icónico para los amantes del cine frente a mismo se filmó la escena final del Padrino III.

La verja la circunda y protege, solamente se puede acceder desde el lado de la Vía Maqueda frente al Palacio comunal , que es el encargado de su custodia.

La Fuente

Como buena fuente Renacentista los niveles de agua son mesurados que aportan serenidad al espíritu.

Ha sido realizada enteramente en mármol de Carrara y en dos niveles sobre una planta ligeramente elíptica.

El perímetro queda dividido en cuatro sectores separados por escaleras. La fuente está formada por un juego de simetría en el que cuatro escaleras ascienden hacia la fuente central. Cada una de ellas está flanqueada por dos esculturas en la parte inferior y otros dos al finalizar los peldaños. Se tratan de divinidades paganas del mundo clásico. Por ejemplo: al pie de las escaleras encontramos al Baco romano o Dionisio griego, con su racimo de uvas representando el vino; y al otro lado Hércules; Diana y Apolo; Adonis Venere; o Mercurio y Pomona .

El 1°nivel

En el primer nivel se encuentra, en cada uno de los cuatro sectores, una pila alargada situada entre un Tritón y una Nereida. Sobre cada pila se ve, recostada de lado, una divinidad pagana.

El 2° nivel

A la izquierda en primer plano vemos la estatua de Baco en versión romana, reconocible por el racimo de uvas que lleva en sus manos. Más arriba, en segundo plano a la derecha, está Orfeo, con el perro de tres cabezas y la lira, con la cual hipnotizó Cerbero para tratar de liberar su amada, la ninfa Eurídice.

La fuente central

En lo alto, con una escultura que sostiene una Cornucopia -símbolo de opulencia y derroche con cuatro delfines, y atlantes en la parte inferior.

Los grupos concéntricos de pilas son rodeados por estatuas que representan seres mitológicos. Según una reinterpretación del poeta Antonio Veneziano, las cuatro fuentes menores son una alegoría a los cuatro ríos que regaban Palermo: el Oreto sería el Nilo Blanco, el Papireto el Ippocrene, el río Nilo, el Gabriele y el Maredolce el Nilo azul.

En la actualidad, es reconocida como una verdadera obra maestra del «Alto Renacimiento italiano«.

En 1998 hasta el 2003, tuvo una remodelación, devolviendo a la obra su titulo de:

» El conjunto escultórico más bello de Sicilia».

Vista_completa_di_piazza_Pretoria_a_Palermo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s