Año Xacobeo!!!

1595411750689

Santiago Apóstol, llamado –el mayor, es patrono de España, de Galicia y de su caballería, así también de los curtidores, veterinarios y de varias ciudades en el mundo que llevan su nombre.

La Catedral de Santiago de Compostela es su principal Santuario, donde están las reliquias del Apóstol.

Miles de personas peregrinan allí cada año, deseosas de recorrer el Camino de Santiago, que muestra a una muy bella Galicia.

catedral-santiago-de-compostela-2609-1

El famoso «Camino de Santiago»

Surge la peregrinación a Santiago, tras el descubrimiento del sepulcro del apóstol alrededor del año​ 813. Numerosos cristianos del norte de la península comenzaron a peregrinar a la hermosa ciudad que aún mantiene su encanto medieval para mostrar su devoción al santo. Esta costumbre, se convirtió en tradición, expandiéndose el fenómeno del Camino de Santiago a toda Europa y en todo el mundo, por lo que la ciudad santa se convirtió en uno de los centros de peregrinación más importantes de la cristiandad.

En el año 1222 el Papa Calixto II decidió implantar el Año Santo Compostelano, celebrándose cada año en el que el 25 de julio cayera en domingo.

En cada «Xacobeo» se otorgan indulgencias a todos aquellos peregrinos que en Santiago de Compostela cumplan los requisitos de visitar la catedral, recibir los sacramentos y rezar una oración.
En el siglo XVII el patronato de España le fue concedido al santo. Fue obra del Papa Urbano VIII, bajo el reinado de Felipe IV: el apóstol Santiago el Mayor fue reconocido oficialmente como único patrón de España que desde 1627 compartía con Santa Teresa de Jesús.

El Rey presente en las fiestas

Desde 1646, por obra de Felipe IV, está institucionalizado el Voto de Santiago, que siguiendo la tradición de los reyes cristianos del norte de la Península en los tiempos de la Reconquista, daba una ofrenda por parte de los reyes, príncipes y del arzobispo de Compostela a la Iglesia de Santiago cada 25 de julio. Esta ofrenda sigue teniendo lugar a día de hoy, aunque de forma simbólica, en la celebración de la misa en el Día del Apóstol.

Esta decisión se hizo conjuntamente con el reconocimiento por parte de la Iglesia de que sus restos estaban enterrados en Compostela y estableciendo además que la festividad de Santiago Apóstol se celebrara cada 25 de julio. «Dios hizo a Santiago, Patrón de España, que no existía entonces, para que cuando llegue el día pudiera interceder por ella y volverla otra vez a la vida con su doctrina y con su espada», afirmó en una ocasión el célebre don Francisco de Quevedo.


!Santiago!!! y !cierra España!


En la tradición militar de España, el grito de guerra «¡Santiago «y «Cierra España!» ha sido utilizado por los soldados desde la Reconquista hasta la época moderna antes de cada carga en ofensiva.

El significado de la frase por una parte: invocar al apóstol Santiago, que según la leyenda se apareció durante la Batalla de Clavijo para combatir junto a los cristianos, y por otro, la orden militar «Cierra» en términos militares significa: trabar combate, embestir o acometer.

Los peregrinos a Compostela podían obtener el perdón general de todos sus pecados, un perdón que podía extenderse a todo el año cuando dicha fiesta coincidía en domingo, es decir, cuando era un Año Santo Compostelano.

Las Fiesta Xacobeas

La Historia Compostelana y en el Códice Calixtino citan celebraciones en la catedral como: responsos, himnos, antífonas, etc. una procesión.
A nivel popular por el Apóstol se celebraba la fiesta del cendal, bien documentada en el siglo XVI pero de procedencia muy antigua.

Se trataba de un concurso hípico, organizado por el ayuntamiento en un campo abierto sito enfrente de la capilla de San Caetano que todavía esta. Al vencedor de la carrera se le envolvía la cabeza con un cendal, tela de seda muy delgada y trasparente, recorriendo triunfante las calles de la ciudad hasta la catedral donde el deán le hacía entrega de 500 maravedíes.
También los juegos de cañas y sortija de la Plaza del Obradoiro. El juego de cañas consiste en que equipos formados por doce jóvenes de la nobleza compostelana, montados a caballo, hacían una carrera mientras se lanzaban cañas entre sí, con la única protección de un escudo. El jugador más hábil era el que conseguía librarse de la cañas y a su vez golpear a sus contendientes con sus lanzamientos. Su origen está en los torneos de caballeros medievales y en el deseo de eliminar cualquier peligro de lesión, transformándolos en un juego ritualizado de reglas estrictas.

El Ayuntamiento proveía la seda de sus libreas y demás ropajes. Los participantes jugaban a la sortija, otro juego de destreza que consiste en ensartar, galopando a caballo, en la punta de una vara, una sortija pendiente de un poste o de una cinta.
De 1531 data la primera noticia de la celebración de una Corrida de toros en la Plaza del Obradoiro el 25 de julio, organizada por el Ayuntamiento con el apoyo del gremio de los carniceros de la ciudad que luego vendían la carne de los toros para cubrir los gastos del festejo. Se intuye que la lidia tiene un origen mucho más antiguo.
En 1545 aparece por primera vez la iluminación de la plaza con candelas. Tales luminarias son el precedente más antiguo de los hoy conocidos como «Fuegos del Apóstol».

cabezudos

“quema del castillo”.

Se documenta durante los siglos XVII y XVIII y son el precedente de las actuales fachadas neomedievales que se
queman hoy en dicha fiestas.

El diseño de dichas estructuras y diseño, uno diferente cada año, se concertaba con el Maestro Mayor de Obras de la catedral, el cual también se encargaba de su programa iconográfico alusivo: por ejemplo en 1701 se representa la “Traslación del Apóstol”, en 1706 la “Batalla de Clavijo” o en 1710 la “Venida del Rey Almanzor”.

«En los fuegos de 1699 el cohetero Sebastián Gómez Cancela diseña para el castillo de dicho año, un gran número de troneras y “brebarías”, mientras que para iluminar el cielo factura docenas de voladores, cohetes de luces, cohetes de
culebrillas, pies de cabra, cohetes de corneta, cohetes de tres y cuatro truenos, cohetes de palenque, cohetes de cuatro y cinco subidas, cohetes de cuerda, carretillas de chispa, carretillas dobles, alcancías y granadas. Las torres del Obradoiro se adornaron con luminarias de papel y banderas»
. Como precaución, se cuenta que se adquirió un carro de ramas verdes y escobas con que apagar el fuego…

El 25 de julio, se reservaba para los oficios religiosos en el interior de la catedral, los cuales se enriquecieron a partir de 1643 con la ceremonia de la Ofrenda Real de 1.000 escudos de oro al Patrón de las Españas.

Por de 1855 y a causa de la Desamortización de los bienes de la Iglesia y la perdida de medios económicos del cabildo catedralicio compostelano para organizar las fiestas, se hizo cargo la Comuna Compostelana.

Un Cambio Radical

Comenzaron los Castillos de pirotecnia en diversos estilos… cada año uno diferente que lo realizaba el arquitecto comunal del momento.

En 1897, último Año Santo del siglo XIX, el arquitecto municipal Daniel García Vaamonde dibuja una espectacular catedral gótica dedicada a la “Conmemoración del Triunfo de la Fe y del Cristianismo” que, por su elevado coste, no se llegó entonces a realizar entonces.
El arquitecto, justifica la elección de estilo gótico de la siguiente manera:

“Consultadas las [fachadas] elevadas con análogos motivos desde mediados del presente siglo, observase a la vez que fueron aumentando en importancia y grandiosidad, y que se inspiraron unas en el estilo del Renacimiento, otras en el Greco-romano, la última, la inaugurada en el año de 1880, en el Árabe. Ninguna en el estilo por excelencia del arte cristiano, en el Ojival. El historial, pues, de las fiestas celebradas en las presentes generaciones indica, por si solo, el estilo que adoptamos, indicación que toma gran valor si se advierte que las fiestas de este año son dedicadas a la memoria del Apóstol Evangelizador de España, en la privilegiada época del Perdón, y que han de celebrarse al pie de nuestra grandiosa Basílica. De modo que ya se atienda a los antecedentes, ya al motivo, ya al sitio en que han de elevarse las fachadas, está razonado, y aún pudiera decirse que impuesto en el caso presente, el estilo eminentemente religioso, dentro de una composición que recuerde algo siquiera de las concepciones inspiradas en la vía del espíritu y en el horror a la materia, cual se inspiraron con admirable maestría las suntuosas catedrales que nos legó la Edad Media. Además, las geniales tracerías del estilo adoptado se prestan perfectamente a ser seguidas por el fuego de artificio, abrillantándolas con los hermosos colores de que dispone la pirotecnia moderna en sus múltiples variantes y combinaciones, y que semejarán los límpidos y lúcidos matices con que el sol ilumina a través de las vidrieras ojivales los espacios destinados al recogimiento y a la oración”.


En el año 2000 el Ayuntamiento Compostelano patrocinó la construcción de nueva fachada para las fiestas del Apóstol recuperando el diseño de García Vaamonde realizado mas de un siglo atrás. Cuenta saldada del Municipio

Felicidades España!!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s