Doré

Paul Gustave Doré -Estrasburgo, 6 de enero de 1832-París, 23 de enero de 1883 fue un artista francés, pintor, escultor e ilustrador, faceta esta última, que le dio fama internacional llegando a ser considerado el «mas famoso ilustrador del siglo XIX».

gustave-dorePortrait

Doré no tuvo límites como creador fue dibujante, caricaturista, ilustrador, acuarelista, pintor, escultor… un artista que abarca todos los principales géneros y formatos de su época, desde la sátira hasta la religión, desde el croquis hasta los lienzos monumentales. Terriblemente romántico, sus obras impactan aún hoy por lo que significan.

Doré es «cinematográfico», un precursor. El maestro de los maestros de los efectos especiales de Hollywood.

Ray Harrihausen, técnico en efectos especiales y productor cinematográfico estadounidense, llegó a declarar en una entrevista que «Gustave Doré habría sido un gran jefe operador […], mira las cosas con el punto de vista de la cámara».

En las películas de animación del cineasta Tim Burton, se ve la obra de Doré … el Londres que el artista plasmó en sus láminas casi un siglo y medio antes.

ilustracion-de-satanas-realizada-para-el-paraiso-perdido-de-milton-en-1866_f92d5d08_529x600

La iconografía bíblica de Doré o las imágenes del infierno de Dante se han perpetuado en el tiempo y han sido llevadas a la gran pantalla por diversos cineastas a lo largo de las décadas como un sentido homenaje.

Creó imágenes icónicas para las obras de Dante, Milton, Poe y Cervantes, entre otros.

Fue una «estrella» de la época, una firma reconocida y por ende, criticado. Su nivel del «detalle,» no solo lo convirtió en una celebridad, sino que también le ganó numerosos enemigos.

Entre «dos fuegos»

Gustave Doré mantuvo toda su vida un estrecho vínculo con su madre, que lo apoyó desde el primer momento. Pero su padre… por el contrario, no compartía el entusiasmo de su esposa por las habilidades artísticas de su hijo y quiso matricular a Gustave en la escuela politécnica.

 

646ab8b2dffe4d0519d76ba37cad9573--manga-comics

Doré, al final… ni una cosa ni la otra, no tuvo formación académica, ni siquiera un profesor como la gran mayoría de los artistas gráficos de entonces, comenzó con la realización de historietas cómicas, arte desarrollado en el siglo XVII con Jacques Callot y que tuvo grandes representantes como, entre otros, Caran d’Ache, Henri de Toulouse-Lautrec y Honoré Daumier.
Poseedor de un talento excepcional y aún sin formación adecuada, sus ilustraciones retratan ciudades, el tiempo, personajes y gestos de quienes protagonizaron las grandes historias repercutieron en el mundo.

En 1847 se trasladó a París, y en poco tiempo sus obras se publicaban semanalmente caricaturas en el Journal pour Rire, así como diversos álbumes de litografías. Con quince años inició una exitosa carrera como caricaturista, bajo el editor parisino Jacques Phillipon, convirtiéndose en ilustrador profesional.

En 1853 ilumina algunas obras de Lord Byron nada menos, que le abren las puertas para ilustrar a otros notables escritores de habla inglesa con una excelente y pronta reputación.

En 1854, Doré realizó su primer libro ilustrado compuesto por 103 dibujos. Fue un encargo del periodista Paul Lacroix al que tituló Rabelais.

Viajes…

Visitó la península ibérica en 1855 acompañado por el periodista Paul Dalloz y el poeta Théophile Gautier, y resultado: dos libros de ilustraciones titulados El viaje a los Pirineos y Corridas de Toros, publicados en el año 1860. Además de su fantasía, destaca por su vertiente de cronista social, en sus grabados para Londres o en las escenas de sus viajes. Doré regresó a España realizar una obra titulada España, que sería publicada en 1874 y que acabaría convirtiéndose en una clásico de la literatura de viajes.

Don Quijote

La pasión que sentía por lo hispano se ve reflejada en Don Quijote de la Mancha. Doré ilustró una edición francesa de la obra de Cervantes compuesta por 370 dibujos, de gran formato, en los que supo combinar magníficamente la fantasía y lo cotidiano al más puro estilo cervantino. Nadie ha logrado hasta la fecha arrebatar al dibujante francés la paternidad de la icónica imagen del ilustre hidalgo de la Mancha.

Don_Quijote_and_Sancho_Panza

En poco tiempo sus obras se publicaban en ediciones en casi todas las lenguas europeas, e incluso en hebreo.

Ilustrador infatigable

Por su época, eran: «Los libros ilustrados por Doré …y los otros».

Grabados para obras como: Los Cuentos droláticos -1854 de Balzac, La Divina Comedia Infierno, 1861.

81TNG96A8yL._AC_SX466_

las polémicas provocadas por la Vida de Jesús de Ernest Renan en 1863, su monumental Santa Biblia ilustrada, publicada en 1866 marca un giro decisivo. Las aventuras del Barón Münchausen 1862, de Rudolph Eric Raspe, La Sagrada Biblia 1865 o El Paraíso perdido de Milton 1867, Purgatorio y Paraíso, 1868 de Dante, entre otras.

Ambos trabajos tuvieron tanto éxito que le permitieron inaugurar la Doré Gallery en Londres y ganar una enorme fortuna.

La ilustración de la Biblia

Doré va a marcar la renovación del arte religioso que afectó Europa, en el último tercio del XIX.

51724425

En el tomo primero, el» Retrato de Dios» de pie sobre una nube creando la luz del mundo, expuesto en la librería de Cassel de Londres, tuvo que ser retirado, frente a las protestas del público… demasiado impresionante.

Multiplica las ideas y los puntos de vista inéditos, Doré hace referencia a los grandes clásicos del género. Trata de este modo el Calvario, en una serie de escenas, entre estas algunas inspiradas por los efectos de claroscuro de las aguafuertes de Rembrandt.

22135924729_fe37fbd98d_n

Mientras se está imprimiendo «la Biblia», Doré tiene un cierto éxito en el Salón de 1865, gracias a un pequeño lienzo, «El Ángel y Tobit», adquirido por el Estado para el museo del Luxemburgo, éxito que sin embargo no se volverá a repetir en los siguientes Salones.

Para realizar sus ilustraciones, estudiaba seriamente a fondo las escenas, se documentaba sobre la vestimenta de la época, e incluso analizaba el posado de cada personaje.

Su obra se publicaba en ediciones en casi todas las lenguas europeas, e incluso en hebreo.

Libros de cuentos… ahora infantiles, fábulas etc.

London-A-Pilgrimage-2

Pilgrimage

En 1869, Doré empezó una colaboración con el periodista británico Blanchard Jerrold, que tenía en mente un proyecto para llevar a cabo un relato ilustrado del Londres de mediados de la época victoriana. La intención era mostrar un retrato de la miseria y privaciones que a diario sufría la población. Para realizar este trabajo ambos, tuvieron que ser escoltados por policías sin uniformes, días y noches, visitando antros, fumaderos de opio, e internándose por calles mal iluminadas. Tanto Doré como Jerrold quedaron hondamente impresionados por la miseria que vieron con sus propios ojos. Le valió el rechazo de quienes no querían ver la realidad.

Con Pilgrimage, en 1872 era un artista reconocido –de hecho cobró unas 10 mil libras esterlinas por un contrato de 5 años con la editorial Grant & Co, una fortuna- y si bien la publicación de 180 grabados fue un éxito de ventas -y lo sigue siendo- no le perdonaron que su mirada se acercara a aspectos que los propios ingleses querían ocultar, como la marginalidad que flotaba fantasmal entre sus grandes edificios, que supuraba de las chimeneas del progreso. Por aquellas imágenes, el Art Journal, la más importante revista de la era victoriana, lo acusó de «fantasioso» y la Westminster Review se despachó con una carta de repudio.

El cuervo

Último trabajo de Doré para una edición de lujo de este relato del escritor norteamericano Edgar Allan Poe, en 1883.

En 1931, Henri Leblanc publicó un catálogo que contabiliza 9.850 ilustraciones, 68 títulos de música, 5 carteles, 51 litografías originales, 54 aguadas, 526 dibujos, 283 acuarelas, 133 pinturas y 45 esculturas.

Paris-dumas-monument02

Alejandro Dumas, el célebre escritor, tiene un monumento en la Plaza de Malesherbes de París, inaugurado en 1883, la estatua fue diseñada por Gustave Doré, junto a la imagen en bronce del escritor, aparece su personaje más destacado, el famoso mosquetero D’Artagnan.

Tuvo una carrera artística inigualable, vivió tan solo 51 años fascinantes e increíbles, inmensamente productivos, siempre abocado a la difusión de las grandes obras literarias consideradas universales que se encuentran en todas las bibliotecas del mundo y allí, junto a ellas está lo suyo: La Ilustración.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s