Retrato innovador…

Es el «Triple retrato» o «Retrato en tres posiciones» de Carlos I-Rey de Inglaterra e Irlanda desde el 27 de marzo de 1625 – 30 de enero de 1649 realizado por Anton Van Dick en 1635- óleo de 88,4 x 99,4 cm. si se quiere… pequeño … pero !!!Grandioso!!!

eyJ0eXAiOiJKV1QiLCJhbGciOiJIUzI1NiJ9.eyJpbSI6WyJcL2FydHdvcmtcL2ltYWdlRmlsZVwvNjE4MmVlYzIwOWY0OC5qcGciLCJyZXNpemUsMTUwMHxmb3JtYXQsd2VicCJdfQ.7FxXGV0i9CX7V9i5--P20-TpniWJK710Z4DqCSDL0iM

No es este el retrato habitual de un monarca. Normalmente se muestra al retratado: armado o a caballo, en decir: en notable posición de poder.

El rey, Carlos I de Inglaterra 1600–1649, manda a Van Dick ejecutar esta pintura para enviársela a Italia al famosísimo escultor Gian Lorenzo Bernini, para que este realizara su retrato en mármol, a partir de este cuadro.

Anton Van Dyck nació en Amberes, el 22 de marzo de 1599 y murió en Londres, el 9 de diciembre de 1641.

VAN-DYCK-Anton-300x386

El pintor, puso todo su empeño en esta obra considerada nada menos que la mejor de su carrera.

Pintó al rey en tres posturas diferentes: de frente, perfil derecho y tres cuartos del perfil izquierdo.

La vestimenta también es diferente en cada una de ellas cambiando hasta las texturas y los brocados del cuello. Lo único que aparece en los tres casos es el lazo azul de la Orden de la Jarretera. Esta es la orden de caballería más importante y antigua del Reino Unido, fundada en 1348 por el rey Eduardo III, inspirada por la leyenda de los caballeros de la mesa redonda. Es considerada el pináculo en el sistema de honores británico.

 Van Dyck era entonces el pintor más destacado después de Rubens, con quien no rivalizó para nada porque ambos artistas se movieron en campos distintos: mientras el último se centró sobre todo en la pintura religiosa y mitológica, Van Dyck se especializó en el retrato y es precisamente por sus retratos que se le recuerda a pesar de ser autor de otro tipo de obras.

Vivió en Italia donde tomó buena parte de su estilo, el manejo del claroscuro, siendo también admiradas sus obras por las representaciones de las telas y el colorido tan envidiado de los venecianos. Regresó en 1628 a su ciudad natal y cuatro años más tarde se trasladó a Londres, allí se dedicó casi exclusivamente a producir retratos, cuya demanda le obligó a dirigir un importante taller, localizado en Blackfriars, en las afueras de Londres donde permaneció hasta su muerte con el cargo de pintor de Carlos I. Más de cuatrocientos retratos de la monarquía y la aristocracia londinense dan pruebas de aquellos años.

Murió el 9 de diciembre de 1641, fue sepultado con todos los honores en la Catedral vieja de San Pablo.

Su influencia en el arte

El pintor consiguió que una imagen con un propósito meramente utilitario se convirtiera en uno de sus retratos más conocidos.

Es notable la influencia que Van Dick tuvo de la obra «Triple retrato de un orfebre,» de Lorenzo Lotto, el pintor renacentista que hizo por 1530- óleo sobre lienzo hoy en Kunsthistorisches Museum. Esta obra podría ser un retrato de Bartolomeo, Antonio o Vettore Carpan, tres hermanos orfebres conocidos por el pintor, y los tres rostros representados ”Tre visi”… en italiano y esto haría referencia a «Treviso » ciudad natal de Lotto.

Otra suposición el famoso “paragone”: en el Renacimiento, era habitual que los artistas se enredasen en larguísimas discusiones filosóficas que comparaban la pintura y la escultura, tratando de dilucidar cuál de las dos disciplinas era más noble o perfecta. Quizás Lorenzo Lotto quiso aportar su granito de arena a esta discusión y demostrar que la pintura también podía representar una figura tridimensional, vista desde diferentes ángulos, de forma fidedigna, anticipándose unos cuantos siglos a los pintores cubistas.

El mismo, Van Dick influenció para un retrato similar del cardenal Richelieu ejecutado por Philippe de Champaigne de 1642, hoy en National Gallery El usto de Bernini

El papa Urbano VIII se encargó de enviar la escultura terminada a la reina, Enriqueta María, con la esperanza de suavizar las relaciones entre Inglaterra y el mundo católico.

La obra de Bernini gustó mucho en la corte inglesa, no solo por la exquisitez del trabajo, sino también por el parecido que guardaba con el Rey. El rey Inglés recompensó a Bernini con joyería de más de 4.000 escudos romanos…cifra más de 60 veces el salario promedio anual de un trabajador en Roma.

Aunque se conserva alguna copia, por desgracia el busto original se perdió en un incendio en el Palacio de Whitehall en 1698.

El triple retrato, por su parte, permaneció en manos de Bernini y sus herederos hasta principios del siglo XIX cuando volvió a Inglaterra al ser requerido por la Familia Real.

Desde entonces, Carlos I en su retrato innovador cuelga de los muros del Castillo de Windsor.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s