La «Venus Victrix»… de Cánova

Paolina  Bonaparte

María Paola Buonaparte, más conocida como Paolina Bonaparte (Ajaccio, 20 de octubre de 1780 – Roma, 9 de junio de 1825)

23877943933_da7d6534f2_k

La irrepetible Paolina Bonaparte, ha pasado a la historia como Paolina Borghese. Famosa por su extraordinaria belleza, subió al Olimpo de los Dioses convertida en la legendaria «Venus Victrix» de Canova.

Era la hermana menor de Napoleón Bonaparte. La hermana favorita del emperador. Paolina Bonaparte, fue una de las primeras playgirls de la historia. ¡Una mujer al estilo de Madonna!  Una mujer actual, atrevida, que para muchas, bien pudo haber sido fue ejemplo de independencia. Al observar sus retratos del siglo XVIII y XIX  podemos notar su modernidad en sus gestos y con la misma mirada penetrante de su hermano.

Paolina fue una de las mujeres más bellas del mundo. Sobre ella abundan los rumores más diversos: sus atrevidos y múltiples affairs,  su fuerza de carácter, hasta el placer con que se rodeaba ya fuera con mansiones, palacios, joyas y su profundo amor a su madre y a sus hermanos, a quienes siempre ayudó. Paolina era una mujer petite, pálida, de enormes ojos azules y muy femenina. A través de sus cartas se pudo comprobar que un 90% de lo que se dijo sobre ella es falso. Paolina se enamoraba y tenía affairs, pero la fama de ninfomaníaca que le hicieron es una gran exageración!.

Cartas y documentos privados de Paulina sirvieron a Flora Fraser para conocer su vida. El libro Paoline Bonaparte: Venus of Empire, donde la autora llama a Paolina escandalosa y exagerada, pero sincera y enormemente leal a su hermano y a toda su familia, a quien se ha querido desprestigiar, pues no era tan superficial como se ha querido hacer ver. Paolina se aprovechó del poder de su hermano, pero cuando este lo perdió todo, se convirtió, como Napoleón decía, en su «ángel protector».

Se enamoró del general Carlos Víctor Leclerc, con quien se casó y tuvo a su hijo Dermide Luis, quien murió de fiebre a los 6 años de edad. Viajaron  a Haití con Leclerc y 40 mil soldados franceses, donde el general murió en 1802. Su biógrafa Fraser dijo que fue leal a Leclerc, a quien llegó a querer mucho.

Como decían que tenía muchos amantes, Napoleón la obligó a casarse en 1803 con el príncipe Camilo Borghese, uno de los hombres más ricos de Italia. De esa época data la famosa escultura Venus Victrix, de Antonio Cánova, que por entonces  era el escultor más famoso del mundo, a quien  le pidió posar desnuda. Esto impactó a la aristocracia romana que le dio la espalda a Paolina, aunque llevara el respetable apellido Borghese.  Cuentan que su propia suegra le preguntó si no le había molestado estar desnuda delante del escultor, a lo que Paolina le respondió con ironía: «No, el salón estaba calentito con el fuego de la chimenea»  aunque esto bien pudo haber sido deliberadamente inventado por ella, para despertar el escándalo. Canova capta esa ingenuidad,  picardía, o alegría alocada de vivir,  esa mirada entre altiva e indolente, a la vez tierna y amable.

venus-victrix-antonio-canova

Canova fue instruido inicialmente para retratar a Paolina Bonaparte enteramente vestida, como la diosa casta Diana, pero Paolina insistió en Venus. Ella puede haber disfrutado de la polémica de posar desnuda.

Antonio Canova - Domenico de Angelis - Stories of Venus and Aeneas, 1779 - Paris offering the apple to Venus - 1791-92 – Galleria Borghese, Roma, Itália
La sala en que la escultura está expuesta en la Galleria Borghese de Roma también tiene una pintura de techo retratando el «Juicio de Paris», pintado por Domenico de Angelis en 1779 e inspirado por un relieve famoso en la fachada de la Villa Medici. La base drapeada, de la escultura contenía un mecanismo para hacerla girar, como en otras obras de Canova, para que los espectadores pudieran observarla desde todos los ángulos sin moverse.

El Neoclásico

Hay que tener en cuenta el momento artístico en el que desarrolló el trabajo de Canova: el periodo neoclásico. El arte retomó, en oposición a lo inmediatamente anterior del periodo Barroco y Rococó, valores como la armonía, los ideales de belleza y sobre todo el equilibrio.

Por aquel entonces, todos los grandes artistas europeos, fueran pintores, escultores, literatos o arquitectos, se dirigían a Italia para conocer de primera mano el arte clásico y también las obras de los siglos del Renacimiento. También tuvieron lugar las primeras excavaciones arqueológicas en las dos ciudades de la civilización romana mejor conservadas: Herculano y Pompeya esto,  fue un gran acontecimiento en todos los niveles.

En esos descubrimientos salieron a la luz numerosos frescos como los de la Villa de los Misterios, esculturas e infinidad de objetos de tiempos de los romanos, que generaron una enorme pasión hacia la civilización romana y por extensión también hacia el arte de la Antigua Grecia. Una pasión, que no solo llegó a los artistas, sino también a los mecenas, que deseaban poseer originales de aquellos tiempos y obras de sus contemporáneos que evocaran aquellas culturas antiguas.

En ese contexto surgió  Antonio Canova, que supo trasladar con maestría todos esos valores a su arte,  fue un escultor muy cotizado que trabajó para los personajes más relevantes de su época, tanto para aristócratas,  Papas de Roma y el propio emperador francés Napoleón Bonaparte.

05

El artista utilizó un único bloque de mármol de Carrara.  Que la observación se hiciera frecuentemente con luz de velas se ha puesto como causa de que la superficie esté encerada, lo que añadía lustre al fino pulimento del mármol.

Paolina aparece representada como Venus, a la que Paris ha concedido la manzana de la victoria en el certamen con Juno y Minerva. Se encuentra negligentemente recostada en un rico diván, semicubierta por un ropaje desceñido, apoyada sobre la cadera y con el torso levantado gracias a varios almohadones. Conserva en la mano derecha el fruto, mientras que la izquierda (con una rica pulsera) sostiene la cabeza. El rostro muestra una atrayente sonrisa y una mirada lánguida que se pierde a lo lejos, soñadora, por encima de la de los espectadores que la observan. Estos quedan en un plano inferior aunque atrapados por el atractivo del personaje, que transmite al mismo tiempo una sensación de distanciamiento y de proximidad, lo que ha llevado a Fred Licht (historiador de arte y arqueólogo) a relacionarla con las autoescenificaciones características de las estrellas de cine.

Otras extravagancias de Paolina

Evidentemente Paolina no sentía inhibiciones respecto de su cuerpo. Hacia 1810 el maestro Jean-Baptiste-Claude Odiot (1763-1850) realizaría una “Coupe en forme de sein de Pauline Borghèse”. El tema de la copa en forma de seno no era nuevo. De hecho se remonta a la Grecia antigua y evoca la fecundidad de la madre tierra. Pero lo extravagante de esta pieza de Odiot es que se basó en el calco en vivo. En la autobiografía de Victoria Ocampo (1890-1979) se puede encontrar una divertida referencia a esta extravagancia.

La versión de Jean-Baptiste-Claude Odiot está hecha en bronce. La presencia de una mariposa posada en el borde evoca a Psyché y representa la volubilidad femenina. La conocida copa en porcelana pintada de la Manufactura de Sèvres realizada para Marie-Antoinette.

Y después  de la derrota de Napoleón

Fue la única hermana que visitó a Napoleón en su destierro en Elba.

Después se mudó a la Villa Paolina en Roma, bajo la protección del Papa Pío VII, igual lo hizo su madre, quien la sobrevivió. Su vida cambió, sin sirvientes haitianos que la bañaban y peinaban como a una reina. Paulina no tenía dinero en efectivo, le había donado a Napoleón los famosos diamantes Borghese para su campaña de Waterloo, que los ingleses encontraron en el equipaje del emperador.

El día que Paulina murió le pidió a un sirviente un espejo, se miró largo tiempo y dijo: «No tengo miedo de morir porque sigo siendo muy bella». Vestida con gran lujo, fue enterrada en la capilla borghesiana de Santa María la Mayor, de Roma, aunque ella había pedido que lo hicieran junto a su primer marido y su hijo en el Château de Montgobert, en Francia.

 

 

Un comentario en “La «Venus Victrix»… de Cánova

  1. me encantó. Muchas gracias. No sólo enriqueció mi trabajo sobre esta obra para Historia del Arte sino que me hizo repensar sobre el magnetismo de la mujer, su rol en la familia, su ternura y lealtad. gracias♥

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s