“La clave del Arte Sacro del siglo XX”

 

 

 

Antes de la Segunda Guerra Mundial, Plateau d’Assy era un centro famoso  como “sanatorio”, para aquellos enfermos con tuberculosis. Tenía  el récord por esas épocas de estos  centros de atención. Algunos hospitales  tenían una pequeña capilla; en otros, los pacientes eran visitados por los capellanes. Pero en este lugar aislado, no había  una iglesia.

En 1935, Canon John Devémy, capellán del sanatorio Sancellemoz comenzó a pensar en la construcción de una iglesia para  los habitantes de Assy y para todos aquellos ya experimentaban mejoría. Decidió, con el acuerdo de M Florent Madera de Villerabel, Obispo de Annecy, lanzar un concurso de arquitectura  en 1937, el joven arquitecto saboyano Maurice Novarina ganó y se ocupó de la construcción de una iglesia, sin pretensiones. Para la construcción, decidió utilizar los materiales de la región:  piedra, madera y pizarra. La obra, a cargo de las empresas regionales. Comienzan en 1938 y terminada prácticamente antes de la declaración de guerra.

Pero Canon John Devémy quería que  “su” iglesia,  fuera una pequeña “joya”. Amigo del artista y padre dominico Marie-Alain Couturier, fue invitado por él a París para visitar una exposición de Arte Moderno. Él quedó maravillado de un vaso Rouault manchado, que representa la pasión de Cristo. Regresó a Assy, y decidió invitar a los artistas  a engalanar la iglesia con su arte. Esto, dijo: será  “el milagro Assy.” y con ayuda del Padre Couturier lograron  que convergieran los artistas de envergadura que estuvieran dispuestos a poner de sí su mayor espiritualidad y apertura a la trascendencia.

Notre-Dame-de-Grâce-All  o Nuestra Señora de Todas las Gracias- iglesia católica construida en Plateau d’Assy frente al Mont Blanc, en  territorio de la localidad de Passy, es considerada hoy  como “La clave del Arte sSacro en el siglo XX”. Desde el momento de su dedicación en 1950, la iglesia  conmocionó a la mayor parte del  tradicionalista clero francés, más acostumbrados al clasicismo.

En 1941, la iglesia fue bendecida y abierta al culto la cripta.

 

9590937904_a85dbf2f25_b

 

La iglesia, está coronada por una enorme torre de veintiocho metros de altura, ocho enormes columnas de soporte de un dosel de cinco metros de profundidad. El interior parece una capilla románica de una nave flanqueada por dos pasillos. El coro, es de medio punto, está rodeado por un deambulatorio, con vistas a la cripta. Por lo tanto,  los artistas más importantes de la época aceptaron trabajar en el proyecto con gran  entusiasmo: la humilde iglesia de la montaña se transformó en un verdadero manifiesto de los movimientos artísticos de la época, que marca una renovación del arte sacro.

Georges Rouault, Pierre Bonnard, Léger, Jean Lurçat y su alumno Pablo Cosandier, Germaine Richier, Jean Bazaine, Henri Matisse, Georges Braque, Jacques Lipchitz, Marc Chagall, Jean Constant Demaison, Ladislas Kijno Claude María, Carlo Sergio Signori, Theodore Stravinsky, etc.,

Los artistas fueron elegidos por sus cualidades artísticas y no por su compromiso religioso, lo que también  causó gran controversia.

     Un manifiesto verdadero del arte moderno!!

La fachada fue diseñada por Fernand Léger. 

IMG_8743_AP_raw

 

IMG_8741_AP_raw

detalle de la fachada de Fernand Léger
Letanía de la Virgen

 

 

 

 

 

En el interior, el ábside fue recubierto con un tapiz obra de Pierre Lurçat.

Su Tapiz

lurcat

pila de agua bendita de Benoit coignard

Pila de agua bendita de Benoit Coignard

Pila Bautismal y el pasaje del Mar rojo de Chagal

Y en la pared del baptisterio  de Marc Chagall el Pasaje del Mar Rojo. con la pila de Bautismal de Carlo Sergio Signori .

 

Kijno

Ladislas Kijno -La última cena en la cripta  y el tabernáculo  de Claude Mary

 

 

Los vitrales fueron diseñados por George Rouault

George Rouault:  Vitrales-  Dolores de Cristo  o La flagelación y Jarrón con flores

Odette Ducarre -Altar  y Misal

Théodore Stravinsky  en la cripta  -mosaicos- San José y Santa Teresa de Lisieux

Odette Ducarre -Altar  y Misal

y Pierre Bonnard con una pintura de San Francisco de Sales.

 

IMG_8715_AP_raw

Henri Matisse colaboró con la realización de la capilla dedicada a Santo Domingo

Adeline Hébert-Stevens  -Vitral -Nuestra Señora de los Dolores

 

Escultura de Jacob Lipchitz  a la entrada del Bautisterio

Maurice Brianchon – San Luis y Santa Juana de Arco

Paul Bercot -San Francisco de Paula y San Francisco de Asís

Aunque la construcción de la iglesia tuvo una recepción muy valorativa, sobre todo de parte de los intelectuales católicos y de quienes apreciaban su valor estético. Esto, también suscitó polémicas.

Las críticas se centraron sobre todo en torno a la  cruz, obra de Germaine Richier.

richier

Había ocurrido algo similar décadas atrás cuando Ivan Mestrovic presento su crucifijo en madera por 1917  y Nolde su Cristo en 1922. Veían en él un óbstáculo a la piedad argumentaban que, además de la deformación del cuerpo, a la que consideraban irrespetuosa, se ponía en duda la identidad de Cristo por el hecho de que en la cabeza no estuvieran los rasgos propios de la cara. Esta polémica, que duró varios años, fue llevada incluso al Santo Oficio.

El Cristo de Assy (Con este nombre se lo conoce hoy) es realmente sorprendente esa figura erguida, fosilizada, casi fantasmal que, más que cuerpo humano desangrado, parece un tronco calcinado en el fuego de guerras inhumanas o – ¿por qué no? – en ese incendio, denunciado por el profeta Isaías, provocado siempre por el pecado de la humanidad.

El Papa Pablo VI años después  apoyó a los artistas de Arte Sacro Modernos y permitió que su expresión sea respetada por los feligreses “Es nuestro tiempo,  debemos adecuarnos a él”

El Concilio Vaticano II introdujo un cambio de actitud en la relación entre la Iglesia católica y los artistas contemporáneos. El 7 de mayo de 1964, Pablo VI convocó una misa con artistas en la Capilla Sixtina. En su discurso final, subrayó la íntima vinculación entre arte y religión, y ofreció a los artistas una alianza de amistad. Este evento supuso un gran cambio pastoral en el diálogo contemporáneo entre los artistas y la Iglesia.

 

interior

 

Jean Bazaine – Maurice Brianchon -San Luis y Santa Juana de Arco-

Jean Constant-Demaison –Moisés e Isaías, los cuatro evangelistas, San Bernardo de Claraval y Ireneo
Marie-Alain Couturier –Arcángel Rafael y Santa Teresa de Lisieux

Jacques Lipchitz – Virgen

Marguerite Huré -Vitral

 

 

Un manifiesto verdadero del Arte  Sacro  Moderno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s