El multifacético Saint-Saëns

carnaval de los animales

y su «Carnaval de los animales»

Saint-Saëns compuso «El Carnaval» en febrero de 1886 mientras pasaba unos días en un pequeño pueblo de Austria. Originalmente la concibió para un grupo de cámara compuesto por: flauta, clarinete, dos pianos, armónica de cristal, xilófono, dos violines, viola, violonchelo y contrabajo.

La obra se estrenó ese mismo año el 9 de marzo en París, coincidiendo con un martes de carnaval. Saint-Saëns iba disfrazado con nariz y barba postiza. El 2 de abril volvió a ser interpretada, por segunda vez, en casa de Paulina Viardot, (compositora y mezzosoprano) con el fin de poder ser escuchada por su amigo Franz Liszt.

El compositor planeó la obra como broma, un «divertimento musical» para un día de carnaval, y tomó «prestados» fragmentos de música de otros compositores y la puso en un contexto muy distinto del original. Escuchamos canciones antiguas francesas, el “Can-can”,  la «Danza macabra» del mismo Saint-Saëns.

Una excepciónEl Cisne es la ante-última pieza de la suite.

Anna Pavlova4

La famosa bailarina Anna Pavlowa, enamorada de la bella melodía del violoncelo, creó una danza: La muerte del cisne, coreografiado para ella por Michel Fokine, estrenada en 1905 en San Petersburgo y presentada en el Metropolitan Opera House de Nueva York cinco años más tarde.

El compositor dispuso en su testamento que la Suite del Carnaval de los Animales «podría» ser publicada tras su muerte, y desde entonces se ha convertido en una de sus obras más populares.

Los 14 temas de la Suite

Tema 1- El león – (Dos pianos, dos violines, viola, violonchelo y contrabajo).
Los dos pianos introducen la obra mediante trémolo para que, lentamente, se vayan
añadiendo los instrumentos de cuerda, creando un ambiente misterioso. A partir de la conclusión de este pequeño preludio, los pianos, imitando las llamadas de los metales, inician la marcha real del león, que entra majestuosamente en el escenario imaginario de la obra. En el león se identifica a Richard Wagner, utilizando en los teclados, el diseño rítmico de su ópera Los maestros cantores de Nuremberg. El piano wagneriano ruge superando la melodía cantarina de la cuerda, tras lo cual el piano es acompañado por la cuerda grave que imita los furiosos rugidos. y a veces, deja sus rugidos a través de las notas más graves del piano.

 Tema 2. Los gallos y las gallinas (Dos pianos, dos violines, viola y clarinete).
Este es el número del caos. Una gallina (piano) es seguida de otra (primer violín) y de
inmediato se suma la siguiente (esta vez el segundo violín). Luego entra el gallo (otro piano), que calla a las gallinas y trata de poner orden. El Piano y el violín imitan el cacareo de las gallinas y sus polluelos, alternándose y repitiendo una misma nota entrecortada. El clarinete interpreta el canto del gallo y la última gallina, a la que da vida el primer violín, despide esta pieza.

Este número está inspirado en una obra del compositor francés Jean-Philippe Rameau (1683-1764), del que Saint Saëns era admirador y revisor de sus obras: La gallina (La poule) según afirmaba Saint-Saëns, «fue uno de los mayores genios musicales que ha dado Francia».

Tema 3. Los asnos salvajes (Dos pianos). Tocando idénticas notas distanciados por una octava, ejecutan a lo largo de todo el teclado un conjunto de escalas ascendentes y descendentes interminables, pareciendo no tener fin. El compositor  ha indicado (presto furioso)para sugerirnos que se persiguen mutuamente…son dos asnos salvajes.

Tema 4. Las tortugas- (Piano, dos violines, viola, violonchelo y contrabajo).
Las lentas tortugas y la música del famoso Can-Can de J. Offenbach son el motivo musical de este número. Las cuerdas tocan pesadamente la famosa melodía, la broma musical es evidente, las pesadas tortugas no pueden con la música ligera.

Tema 5. El elefante –(Piano y contrabajo). El piano comienza un vals, aunque, por el registro que utiliza, algo va a pasar… El autor toma prestada la melodía de la Danza de las Sílfides de La Condenación de Fausto de H. Berlioz y se la da ¡al contrabajo! No podía haber elegido un instrumento más pesado para imaginarlo bailando ese vals ligero y aéreo. Al final de la sección que sirve de puente modulante, se escucha una breve referencia al Scherzo de «El sueño de una noche de verano» de Mendelssohn.

 Tema 6. Los canguros (Dos pianos). Los pianistas se convierten en dos canguros: saltan, vuelven, descansan, vuelven a saltar… Se usan accelerandos y ritardandos, unos constantes cambios de ritmo, como recurso insistente.

Tema 7. El acuario (Flauta, glockenspiel, dos pianos, dos violines, viola y violonchelo). La música nos transporta al fondo del mar. Un primer tema interpretado por las cuerdas parece que nos hace ondear con las olas, y lentamente nos sumerge en el segundo tema, más profundo, como en el fondo de ese acuario que pinta Saint-Saënz. La sensación de emerger es conseguida con el sonido de la armónica de cristal, instrumento que dejó indicado el compositor, y que suele sustituirse por la celesta.

 Tema 8. Los burros (Dos violines).Los dos violines emiten el rebuzno del burro de manera intercalada. El compositor, identifica en estos personajes a los «críticos musicales», a quienes también se escuchan en el apoteósis final, son los últimos animales que «rebuznan».

Tema 9. El cucú (Clarinete y dos pianos).En la calma y el silencio del bosque, aparece el sonido del clarinete imitando el cucú. Tocará solo un intervalo de tercera mayor, que interrumpe el clima que mantiene el piano que asemeja la frondosidad y la tranquilidad del bosque.

Tema 10. Los pájaros (Flauta, dos pianos, dos violines, viola, violonchelo y contrabajo).
Mientras los instrumentos de cuerda tocan notas cortas o pizzicato, la flauta va uniendo las melodías como un pájaro. Dos melodías se alternan en una estructura simple pero evocadora. Imita el movimiento de las alas de los pájaros mientras que la flauta lo hace con su alegre canto y los pianos representan con trémulos aves más lejanas.

Tema 11 Los pianistas (Dos pianos y cuerdas). El carnaval de los animales se centra en una «especie» diferente: los pianistas!!! describe a estudiantes de piano mientras practican sus escalas. Caricaturiza a los orgullosos pianistas de la época que, sin serlo, se creían grandes virtuosos. Los dos pianos son los protagonistas del fragmento, en el que ambos ejecutan la pieza ignorándose mutuamente, con escalas enlazadas, ascendentes y descendentes, convirtiéndose en un castigo acústico para público.
El editor de la partitura puso una indicación original del autor:«Los pianistas deberán imitar el estilo torpe de los principiantes».

Tema 12. Los fósiles (Clarinete, xilófono, dos pianos y cuerdas). Los  restos petrificados del pasado, son nada más y nada menos que los compositores de música. Pero el humor de Saint-Saëns no se limita a la burla de los demás, empieza por él mismo. Introduce el tema de su famosa Danza macabra en el xilófono para que suene a huesos chocando. El tema B de este fragmento se interpreta como una sátira a los profesores de contrapunto sobreponiendo varias canciones populares francesas como Ah!, vous dirai-je maman y Au clair de la luna. El clarinete, por su parte, intercala un motivo de la cavatina italiana más popular en Francia en aquella época: na voce poco fa de la ópera El Barbero de Sevilla de G. Rossini. Un número lleno de colores instrumentales.

Tema 13. El cisne (Violonchelo y dos pianos). El único número de esta obra que se publicó y se interpretó en vida del autor. El elegante y suave deslizar del cisne por el agua es la bella melodía interpretada por el violonchelo. Una de las piezas más famosas de la música francesa.

Tema 14. Final (Todos: Flauta, clarinete, percusión, dos pianos y cuerda).
La fiesta culmina con todos los instrumentos juntos. Después de una introducción, «los animales de la obra» van apareciendo…«desfilando» delante de nosotros.

 

El autor

charles-camille-saint-sac3abns-c1895

Charles Camille Saint-Saëns (París, 9 de octubre de 1835-Argel, 16 de diciembre de 1921) fue un compositor, director de orquesta, organista, pianista y militar francés. Fue el primer gran compositor que escribió música para el cine. Creó música de gran belleza, con una gran calidad de escritura.

Músico extraordinariamente dotado, virtuoso pianista, y excelente improvisador al órgano. Escritor, caricaturista, gran viajero, Saint-Saëns desempeñó un papel excepcional introduciendo en Francia el Poema Sinfónico y uno de los fundadores de la Société Nationale de Musique, destinada a difundir la música francesa, un eslabón esencial  que condujo a Claude Debussy y a Maurice Ravel. Gabriel Fauré y a André Messager fueron sus alumnos.

Su gran aspiración fue el teatro. Liszt, su gran admirador, lo promovió en Weimar para la representación de Sansón y Dalila, el 2 de diciembre de 1877, la mejor obra del músico, y la única aún hoy representada.

Fue miembro de la Sociedad Astronómica de Francia, poseía un telescopio que el mismo había armado y organizaba sus conciertos de tal modo que coincidieran con acontecimientos astronómicos (como eclipses solares). Asimismo escribió una obra filosófica, Problemas y misterios, un volumen de poesía, Rimes familières, y la comedia La crampe des écrivains, que tuvo un gran éxito.

En la inauguración de la Exposición Universal de París (1900) estrenó Le feu céleste (El fuego celeste), una cantata que festeja la electricidad, nos muestra el interés que Saint-Saëns, conservaba  en especial  por los avances científicos que sucedían a su alrededor.

Fue nombrado Gran Oficial de la Legión de Honor y condecorado con la Cruz del Mérito, otorgada por el emperador Guillermo II de Alemania y rey de Prusia. En 1901 fue nombrado Presidente de la Academia de las Bellas Artes y un año más tarde, en 1902, fue nombrado Comendador de la Real Orden Victoriana, a lo que siguió la composición de una marcha para la coronación de Eduardo VII

le-musee-chateau-de-dieppe

Se consideraba hijo adoptivo de Dieppe, pequeña ciudad de la Alta Normandía, donde se instaló en 1888. Hoy, su legado se expone en el Château-Musée de dicha localidad, en una sala expresamente dedicada a él, el salón Saint-Saëns.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s